Blog acerca de la guitarra, guitarra eléctrica e instrumentos de cuerda pinzada, su diseño, ajustes, construcción y mantenimiento.

Aprendiz de Luthier 

Los trastes son una parte esencial en nuestro instrumento. Los trastes están en contacto directo con el segmento de cuerda que vibra y hace sonar la guitarra o bajo. Debido a esto, los trastes son muy importantes en la entonación, la tocabilidad, el ajuste y las la sensaciones que transmite un instrumento. Los trastes realizan la función vital de transferir las vibraciones de las cuerdas al golpeador y el mástil de la guitarra, con lo que son esenciales en el tono.

Ya sea porque quieras comprar una nueva guitarra o bajo, vayas a reemplazar los trastes en un golpeador, o planeando el proyecto de construcción de un instrumento con trastes (guitarra, bajo, ukelele o similar) hay que tener en cuenta que tipo de trastes vamos elegir. Tenemos distintos parámetros a considerar, como los materiales y perfiles, pero lo más importante es tener claro el tamaño del traste.

En esta entrada, que me ha quedado un poco larga, cubrimos bastante terreno:
– Un poco de historia del traste
– Estructura y características del traste moderno
– Dimensiones de los trastes y como te afectan, ya seas guitarrista (, bajista,) o guitarrero

Vamos a ello.

El traste como innovación en la construcción de instrumentos.

Permitidme un poco de historia, ya sabéis que me gusta. Las evidencias de instrumentos de cuerda pinzada con trastes datan de hace más de 3.000 años, tal como se han visto en relieves de la antigua Suméria. Pero en instrumentos antiguos como el laúd, los trastes no eran metálicos, sino que estaban de hechos tripa. Estos se ataban mediante nudos al mástil y diapasón. Y lo más importante es que se trataba de trastes movibles, sin posición fija. O sea que el mismo músico podía ajustar en la posición deseada. Ello facilita la configuración de distintos temperamentos.

Vermeer, 1632–75, “Young Woman Playing a Guitar” of ca. 1670–72, oleo sobre tela , 53.0 × 46.3 cm, courtesia del online catalogue from the National Gallery, London. dominio publico. En el cuadro vemos una guitarra barroca, los trastes eran de tripa.

Guitarra romántica hecha en el taller escuela Torrelles i Isart 

A partir de las primeras guitarras románticas hechas en Viena, Austria por Johann Georg Stauffer (maestro de C.F. Martin antes que emigrara a los Estados Unidos de America) en la segunda mitad del S.XVIII se desarrolla la práctica de usar cuerdas entorchadas con hilo metálico. Ello permite que los instrumentos tengan mayor volumen y proyección, especialmente en las notas graves. De esta forma no hace falta usar cuerdas dobles, como en el Oud árabe o el Laúd. Pero estas cuerdas metálicas degradan o rompen con más facilidad los trastes de tripa. Y los fabricantes empiezan a usar trastes metálicos, hechos de alambre. Estos trastes se encuentran en posiciones fijas, encolados en ranuras del golpeador/diapasón situados con el sistema de temperamento igual que se monta en clavicémbalos y primeros pianos. Todos estos cambios aportan un nuevo tono y sensaciones que permiten ir configurando la guitarra moderna cuando Antonio de Torres y C.F. Martin evolucionarán la guitarra romántica en el S.XIX hacia los instrumentos que conocemos hoy: la guitarra clásica y la guitarra acústica.

 

En afinación musical, un temperamento es un sistema de afinación que compromete ligeramente los intervalos puros de entonación justa para cumplir con otros requisitos. Cuando cambiamos de clave, las frecuencias de las notas no siempre coinciden con las frecuencias de notas equivalentes en otras claves. En un instrumento como un violín o una trompeta el músico ajusta la nota con su oído musical a la nota exacta. Pero en pianos o instrumentos con trastes hay que tomar compromisos y decidirnos por una frecuencia u otra. El temperamento es lo que los italianos denominan "sistema temperato", haciendo analogía en la temperatura; en la disminución de algunos intervalos (más frio) y aumento de otros (más caliente) que un intervalo puro. Históricamente, el uso de la entonación justa (en clavicémbalos o laúdes), la afinación pitagórica y el temperamento de tono medio significaba que tales instrumentos podían sonar "afinados" en una tecla o en algunas teclas, pero luego tendrían más disonancia en otras teclas.

En la época de la Revolución Francesa se desarrolla el sistema de temperamento igual, que consiste en dividir la octava en doce semitonos cromáticos iguales. Su inconveniente principal es que todos los intervalos resultantes son "impuros" matemáticamente, pero este sistema permite cambiar de tonalidad fácilmente. Es el que se utiliza actualmente para afinar los instrumentos hoy en día.

 

Las dimensiones del traste en guitarras y bajos

El traste tiene 3 partes: La corona, El diente y las Barbas

El tamaño de un traste se define a partir de cuatro valores:

–           Altura de la corona: es la altura de la parte del traste que sobresale del diapasón.
–           Anchura de la corona: es el ancho del traste en la parte que sobresale por encima del diapasón
–           Altura del traste/diente: la altura del traste en la parte que va incrustada en la madera.
–           Anchura diente/diente: el ancho del diente.

Vamos a ver la importancia y relevancia de estas cuatro medidas:

El diente del traste.

Observa el extremo de un trozo de alambre de traste o borde del diapasón de una guitarra que no tiene binding. Los extremos de los trastes tienen forma de “T” mayúscula con la parte superior redondeada. La parte superior de la «T» es la corona del traste, y la pieza más pequeña debajo es el diente. En inglés al diente se le llama “tang”.

El diente encaja en las ranuras del diapasón de la guitarra y ancla el traste en su lugar. A lo largo de los dos lados del diente hay pequeños dientes de sierra que evita que el traste salga hacia fuera.  Las dimensiones del diente varían de un fabricante a otro. Además hay que tener en cuenta que algunos fabricantes trabajan con el sistema métrico y otros con el sistema imperial.

El grosor del diente afecta el ancho que deben tener las ranuras en el diapasón. tener las ranuras. Nada es estándar aquí, y varía de un proveedor a otro.

Hay que prestar mucha atención al grosor del diente del traste. Es necesario que tenga un ajuste perfecto en la ranura del traste. No puede quedar suelto porque se levantarían del golpeador. Debe estar suficientemente apretado para que permanezca en su lugar después de asentarse en el diapasón.

Pero tampoco puede quedar demasiado apretado.

Este proyecto de Ukelele eléctrico acabó en el fuego por usar una sierra demasiado estrecha para tallar los trastes. Los dientes hicieron presión arqueando el diapasón y al final el mástil. No usar alma tambien fue un error que no repetiré.

Si los dientes de los trastes están demasiado apretadas pueden forzar el mástil  arco hacia arriba: backbow. Esto puede causar zumbidos en los trastes (fret buzz) y otros problemas con el ajuste del instrumento. Uno de mis proyectos – un ukelele eléctrico – acabó como leña para el fuego por este mismo problema. El aprendizaje sale caro a veces.

Para ajustar el traste a las ranuras hay que tener en cuenta el grosor del diente y el grosor de la herramienta con la que haces el corte (sierra, disco de corte, o fresa ). Siempre es una buena idea hacer primero los cortes con tu herramienta en un trozo madera para sacrificar, y medirlos  con galgas de espesores antes de pedir cualquier cable de traste para un proyecto.

Si vas a sustituir los trastes en un mástil también debes medir los huecos antes de encargar o elegir los trastes de reemplazo. Hay fabricantes que proporcionan trastes especiales para trabajos de reparación cuyos dientes que son ligeramente más gruesos (una o dos décimas de milímetro) ya que al sacar el traste inevitablemente vamos a agrandar la ranura.

La altura del diente no tiene demasiado secreto, esta debe ser igual o menor que la profundidad de la ranura en el diapasón. Pero ojo, esto no es tan fácil, no hay que olvidar que en algunos instrumentos (guitarras acústicas, eléctricas, bajos) el golpeador es curvado. Y por tanto antes de instalase el traste debe estar pre-curvado siguiendo el radio adecuado o uno aproximado. Los trastes se pueden comprar pre-curvados (y los ajustas a la curvatura deseada a base de suaves martillazos al instalarlos) o usar una máquina de curvar trastes.

Si usas un disco de corte o una sierra de mano, es muy difícil hacer un corte preciso que siga el radio de curvatura del golpeador. Lo más normal es que el fondo de la hendidura sea recta y el golpeador curvado. Con lo que inevitablemente va a quedar un hueco debajo del traste. Lo ideal es que el diapasón se corte con una máquina de corte por control numérico (CNC – de lo que hablaremos largo y tendido en el futuro porque tengo una desde hace 9 meses !!! ) y tanto el radio como las ranuras de los trastes se corten con precisión (contacta en los comentarios si quieres uno a medida).

Pero lo normal es que el corte del traste tenga un pequeño exceso de profundidad y que sea plano. Esto no es deseable, pues el traste no tiene contacto completo con la madera y puede causar problemas de vibraciones, y en consecuencia en el tono del instrumento. Algunos luthieres resuelven el problema poniendo cola de madera debajo del traste en el momento de la instalación. La cola de madera no va a fijar el traste, pero va a cristalizar de forma que las vibraciones del traste se van a transmitir bien a la madera. El proceso es un poco cochino, y hay que eliminar el exceso de cola con un paño húmedo para que no queden chorretones… pero esto es el pan nuestro de cada día en el taller.

 

 

 

 

Como elegir el tamaño de los trastes para una guitarra 

La pregunta que abordamos ahora es, para un guitarrista (o bajista o… ukelelista??? …) para un músico que tamaño de traste elegir. Y, claro está, si bien el tamaño de diente es muy importante para el luthier, al músico solo le interesan las dimensiones de la corona. Y es que la corona afecta bastante al carácter, la tocabilidad, la entonación y comportamiento de un instrumento, e incluso en su durabilidad. Vamos a ello.

Tocabilidad:

La altura del traste es probablemente lo más importante a considerar desde el punto de vista de la tocabilidad y la comodidad. Los trastes más bajos generalmente requieren un poco más de esfuerzo para tocar y doblar (arrastrar o hacer bendings) las cuerdas que en los trastes más altos. Esto se debe a que con trastes bajos que las yemas de los dedos entran más en contacto con el diapasón que los con trastes altos. Esto genera más resistencia y fricción en el diapasón mientras tocas.

Por otro lado, los trastes más altos ayudarán a mantener las yemas de los dedos fuera de la superficie del diapasón y reducirán la fricción y la resistencia mientras tocas. Esta es una de las razones por las que muchos shredders  prefieren los trastes tipo «jumbo» (más grandes). 

Escalopado

Yngwie Malmsteen, santo patrón de los guitarristas shredders, llevó al extremo el efecto de los trastes altos haciendo escalopar (tallar un surco en la madera del diapasón entre traste y traste) para que sus dedos nunca tocaran la madera del diapasón, hacer menos fuerza en sus digitaciones, bendings y vibratos.   

Mástil escalopado de una stratocaster Yngwie signature.

Trastes bajos

La desventaja es que los trastes altos pueden sentirse grumosos y llenos de baches debajo de los dedos mientras te mueves por el diapasón. Muchos músicos prefieren la sensación más suave de los trastes inferiores. De hecho, esta es la razón por la que Gibson experimentó con lo que llamaron la «maravilla sin trastes» en la década de 1970. Algunas de sus guitarras presentaban trastes muy bajos y anchos. Esto le dio a los diapasones de estas guitarras una sensación muy suave y «furtiva». A algunos guitarristas les encantó; otros lo odiaban.

Trastes en bajos.

Los bajos eléctricos tienden a usar trastes grandes para contrarrestar el desgaste de los trastes causado por sus cuerdas más pesadas. Sin embargo, se sabe que algunos músicos tocan sus bajos con trastes muy bajos. Esto le da una sensación muy suave, casi sin trastes, mientras mantiene la entonación precisa de un bajo con trastes.

Durabilidad

La durabilidad tiene mucho que ver con los materiales de los que están hechos los trastes. Aquí, en general obtienes lo que pagas. No esperes un alambre de calidad que dure en un mástil hecho en china o en indonesia que cuesta una miseria. Pero el tamaño de los trastes también influye. Los trastes más anchos generalmente durarán más que los estrechos. Esto se debe a que los trastes más anchos tienen una superficie más grande para que las cuerdas se apoyen que los trastes más estrechos, lo que reduce el desgaste. Además, debido a que los trastes más altos ofrecen menos resistencia que los trastes más bajos, algunos músicos tocarán con un toque más ligero en los trastes altos. Esto también ayuda a ralentizar el desgaste de los trastes.

Finalmente, los trastes altos tienen más espacio para rebajarse y volver a nivelarse cuando los trastes se desgastan. Los trastes jumbo en la mayoría de las guitarras se pueden volver a nivelar una vez, o tal vez incluso dos veces antes de que la guitarra tenga que volver a trastearse por completo.