Como evaluar una guitarra de segunda mano antes de comprarla

Como evaluar una guitarra de segunda mano antes de comprarla

Somos muchos los que alguna vez hemos adquirido una guitarra de segunda mano, o hemos vendido alguna de nuestras hachas para conseguir algo de efectivo. Habitualmente para comprar otra guitarra, un amplificador o pedal. Seguramente padecemos del GAS (Gear Adquisition Syndrome o Síndrome de compra de material) y no podemos evitarlo.

Entonces el siguiente escenario no nos es ajeno: Has visto una guitarra que te gusta en una web como Ebay, Reverb o Walapop, y estás considerando comprarla.

Para decidir si comprar o no comprar esta guitarra te recomiendo que te hagas las siguientes preguntas. No hace falta decir que también te interesan estas preguntas si eres tu el que vende.

ANTES DE PROBAR LA GUITARRA

1) ¿Vas a poder ver y probar la guitarra antes de comprarla?

De entrada yo no recomendaría comprar una guitarra sin ver o probarla. Joe Bonamassa contó en alguna entrevista que había comprado alguna guitarra antigua por Ebay. Yo, por regla general, no lo haría.

Pero si quieres seguir adelante asegurate de comprar de un vendedor con una excelente reputación: una tienda online con dirección física, un vendedor online con un ratio impecable de votos en sus transacciones. Y además asegurate que tienes la opción de devolver la guitarra si no se cumplen tus expectativas.

Hay algunos vendedores que ofrecen fotografías de alta definición del instrumento, con detalles de los golpes y rascadas que pueda haber. El estado de la guitarra obviamente va a afectar al precio.

En caso que tu seas el vendedor es absurdo que intentes esconder los fallos de tu guitarra. El comprador va a mirar la guitarra desde todos los ángulos y las rascadas en la laca del cuerpo y mango es lo primero en lo que se va a fijar. Por otra parte las marcas de uso en una guitarra no afectan a su sonido. Hay personas muy puntillosas que quieren sus instrumentos en perfecto estado, como salidos de la tienda, si tu guitarra no está en perfecto estado déjalo claro desde el principio. Mejor no perder el tiempo.

2) ¿Puede ser una falsificación?

Las grandes marcas: Fender, Gibson, PRS… fabrican sus modelos más económicos o sus segundas marcas (Esquire, Epiphone) en China, Vietnam e Indonesia. Hay factorías en estos países que pueden fabricar a muy bajo coste réplicas de Stratocasters, Telecasters o Les Pauls, con sus pegatinas las pegatinas, las etiquetas e incluso documentación asociada. Hay un montón de guitarras falsas corriendo por el mundo.

De hecho no siempre son malas guitarras. He tenido acceso a un par de falsificaciones de Les Paul que después de cambiar las pastillas y ajustar bien, realmente se tocaban y sonaban muy bien. Pero pese a ser guitarras decentes no se pueden hacer pasar por guitarras originales. A menos que quieras fardar ante tus colegas.

Si vas a comprar una guitarra de segunda mano hay que considerar que es posible que sea una falsificación. De hecho es posible que el que te la venda no sepa que es una falsificación.

Los modelos más falsificados son la Fender Stratocaster, la Telecaster y la Gibson Les Paul. Aunque hay falsificaciones de la mayoría de modelos emblemáticos: PRS, Ibanez Jem 6, Martins, Taylor y todo lo que os podáis imaginar.

Busca por internet si hay alguien en china vendiendo falsificaciones de la guitarra que vas a comprar. Si existen falsificaciones de esta guitarra debes tener una estrategia para identificar si es una falsificación. Hay una montaña de videos en youtube sobre como identificar falsificaciones. Pero a veces es tan fácil como ir a una tienda a ver un modelo original, y fijarte bien en algunos detalles – cejuela, puente y afinadores son un buen sitio para empezar – para poder comparar cuando veas la guitarra que te ofrecen.

3) ¿Te ofrecen un buen precio?

El mercado de segunda mano, es un mercado. Es muy probable que encuentres en algún sitio ofertas por guitarras idénticas o similares a la que quieres comprar. Estas ofertas seguramente van a estar lejos de donde vives, a veces en otro continente. Pero te pueden dar una idea del rango de precios en el que se mueve la guitarra que estas considerando comprar.

Sitios como Reverb.com dan información de transacciones previas de productos parecidos, lo que es muy útil tanto para compradores como para vendedores. Esta información te puede servir para decidir si vale o no la pena o para negociar el precio con el vendedor.

AL PROBAR LA GUITARRA

Supongo que vas a examinar la guitarra y vas a mirar que no tenga más rascadas ni golpes de los que te han informado. Pero eso no es a lo que debes prestar atención.

4. ¿Cómo suena la guitarra desenchufada?

Hay que probar la guitarra. No hace falta que demuestres tu nivel de guitarrista, estás probando el instrumento y hay que ser metódico. Antes de probar con el amplificador prueba como suena la guitarra sin enchufar. Muchas guitarras eléctricas tienen zumbidos raros en el puente o en la zona de los afinadores. Así que pruébala desenchufada.

Empieza afinando la guitarra. Bien afinada.

5. ¿Que sensación te dan los afinadores?

Deben girar bien, no ser demasiado duros ni blandos. Son un componente que se desgasta y rompe, reciben golpes y són delicados.

6. ¿Cómo suenan las cuerdas abiertas?

Prueba acordes abiertos: Em, C, A, D, G … ya sabes.

7. ¿En que estado está la cejuela?

Las cuerdas no deben atascarse en la cejuela, ni tener juego en las hendiduras.

8. ¿La guitarra resuena bien?

Mira que no haya ninguna vibración rara. Yo soy muy maniático con las vibraciones del puente.

9. ¿Como notas las cuerdas al tocar acordes abiertos?

Puede ser una guitarra de tacto suave o las cuerdas estar muy tensas. Normalmente guitarras de escala más larga van a ser más duras, aunque tambien depende del calibre de las cuerdas y de la accón. Es cuestión de preferencias, pero va a ser tu guitarra, así que fíjate.

10. ¿En que estado están las cuerdas?

Seguramente vas a tener que cambiar cuerdas. Yo siempre pongo cuerdas nuevas y ajusto bien una guitarra antes de venderla. Unas cuerdas nuevas dan una buena impresión, unas cuerdas usadas pueden dar hasta asco.

Empieza a bajar por el mástil y ve tocando.

11. ¿Hay trasteo?

Si hay trasteo quizás hay que subir la acción, ajustar el mástil o arreglar los trastes.

Haz algunos “bendings”. Mira como se comporta el puente.

Ahora comprueba la afinación de nuevo.

12. ¿La afinación se mantiene estable o no?

Si las cuerdas son muy viejas o recién estrenadas la afinación no va a ser tan estable. Si quieres vender tu guitarra y, como yo, le cambias las cuerdas antes de entregarla para causar mejor impresión, asegurate de que la afinación es estable. Haz bendings en todas las cuerdas y posiciones del diapasón, afina de nuevo y comprueba. Repite hasta tener una afinación estable.

13. ¿Los trastes sobresalen más allá del diapasón?

Es normal en guitarras antiguas que la madera se encoja un poco dejando los trastes sobresaliendo ligeramente. Esto es extremamente incomodo y peligroso para tus dedos. Un luthier o un aprendiz de luthier lo puede arreglar con facilidad pero cuesta tiempo o dinero.

14. ¿La guitarra está bien octavada/quintada?

En el traste 12 de cada cuerda debería haber un armónico, si la guitarra no está bien ocatvada este armónico estará desplazado. Si la guitarra no está bien octavada se puede arreglar. Pero de nuevo es una señal de que no se ha cuidado demasiado bien o que no ha pasado por las manos de un luthier.

15. ¿En que estado se encuentra el puente?

Tus manos van a estar en contacto con el puente. Un puente incómodo, con aristas metálicas allí donde van tus manos puede ser muy incómodo. Yo vendí hace años una Fender Stratocaster USA, entre otras cosas, porqué odiaba tener marcado el perfil del puente en la palma de la mano. El puente se puede cambiar, e incluso ajustar la guitarra para hacerlo más cómodo de tocar. Pero de nuevo, lleva tiempo y dinero. Debes considerarlo.

Ahora sí, enchufa la guitarra al amplificador.

16. ¿Funcionan bien los potenciómetros: volumen y tono?

Una mala señal sería si hacen ruidos raros en el amplificador cuando los haces girar. Es

17. ¿Prueba todas las pastillas?

Da ligeros toquecitos con algo metálico en cada pastilla para saber que pastilla funciona en cada posición del selector.

Una vez analizada la guitarra debes tomar una decisión:

18. ¿La compras o no?

La mayoría de los problemas que puedes detectar se pueden corregir por un luthier. Las guitarras se desajustan, aparecen trasteos y necesitan puesta a punto. Pero debes decidir si la guitarra en el estado en el que está vale lo que vas a pagar o no. Si la guitarra es para ti lo vas a saber ¿verdad?

Y una vez hayas comprado la guitarra deja de analizarla y evaluar su valor. Ahora es tu hacha. La tienes que cuidar, mimar, mantener limpia ajustada y darle cariño. Y ella cuidará de ti.

¿Que calibre de cuerdas le debo poner a mi guitarra eléctrica?

¿Que calibre de cuerdas le debo poner a mi guitarra eléctrica?

El sonido de nuestra guitarra, eléctrica o acústica, proviene de la vibracion de las cuerdas. Por ello las cuerdas son un elemento importantísimo y esencial en el tono, la tocabilidad y las cualidades de nuestro instrumento. No obstante múchas veces nos concentramos en otros aspectos como el tipo de pastillas, la construcción de la guitarra o incluso el tipo de pintura con que se ha pintado la guitarra. En sério, hay foros donde se discute aferradisimamente sobre las cualidades del Nitro y otros tipos de acabados.

Por tanto la pregunta que nos ocupa ¿Qué calibre de cuerdas le debo poner a mi guitarra eléctrica? Es importante. Vamos a ello.

¿Qué es el calibre de las cuerdas?

El calibre es el grosor de las cuerdas, y normalmente se expresa en milímetros. En un juego de cuerdas se indican los grosores  enumerando los grosores desde la cuerda más delgada ( el E agúdo ) hasta la cuerda más gruesa ( el E grave ).

¿Porqué cada cuerda de la guitarra tiene un calibre distinto?

La tensión de las cuerdas es un factor muy importante en el sonido de la guitarra. Cuando giramos una clavija de afinación para afinar una cuerda lo que hacemos es aumentar o disminuir la tensión para obtener la nota que deseamos. Si tensamos más la cuerda obtenemos una nota más aguda, y si la destensamos tendremos una nota más grave.

Si las 6 cuerdas de la guitarra fueran iguales, las cuerdas agudas ejercerian múcha más tensión sobre el mástil que las graves. Esto haria que el mástil se torciera o torsionara.

Para una afinación concreta la tensión de la cuerda en un mástil depende del material y del calibre de esta. Y esto es importante: a más calibre más tensión.  Por eso se usan cuerdas más gruesas para las notas más graves: para compensar la tensión de las cuerdas. Los juegos de cuerdas están diseñados de forma que en afinación estándar (EADGBE) cada cuerda tenga la misma tensión y el mástil se mantenga recto.

¿Que calibre de cuerdas le pongo a mi guitarra?

El grosor más habitual es el [0.10 – 0.46], seguido del [0.09-0.42].

Cuando compramos una guitarra es importante saber que tipo de cuerdas lleva, independientemente de la marca, nos interesa sobretodo su grosor/calibre. Tengamos o no tengamos una opinión formada sobre qué grosor de cuerdas queremos usar y “ya nos vaya bien” lo que la guitarra lleve montado se série, necesitamos saber que cuerdas lleva en el momento de cambiarlas. Esto se debe al siguiente hecho:

Si aumentamos el grosor de la cuerda va aumentar la tensión (o la fuerza) que la cuerda ejerce sobre la guitarra. 

Supongamos que vamos a cambiar un juego de cuerdas [0.09 – 0.42] por unas [0.10-0.46], vamos a tener que ajustar la guitarra. Las nuevas cuerdas van a ejercer más tensión sobre el mástil, lo que seguramente se va a arquear ligeramente cambiando la acción y el octavado.

Si estamos contentos con el ajuste de nuestra guitarra lo más facil es mantener el grosor de las cuerdas que lleva. De lo contrario además de cam,biar cuerdas tienes que ajustar la guitarra.

 

Ojo, ¿Cómo le cambias las cuerdas a tu guitarra?

Cuando cambies las cuerdas de tu guitarra no cortes las cuerdas a lo bruto sin destensarlas. Sí, hay gente que lo hace. Y ese cámbio brusco es malo para la guitarra, básicamente es lo mismo que darle un golpe.

Si, no quieres hacer un ajuste completo de tu guitarra lo mejor es que cambies las cuerdas una a una, manteniendo la guitarra afinada en todo momento. O sea: quitas una cuerda, la reemplazas por la nueva. Afinas todas las cuerdas de nuevo, incluyendo la nueva. Y continuas por la cuerda siguiente.

Si quitas todas las cuerdas de la guitarra el mástil deja de sorportar toda la tensión. Al instalar las nuevas cuerdas es muy posible que no vuela a su posición anterior y debas ajustar de nuevo la guitarra. Es mejor evitar esto y cambier las cuerdas una a una. ]

Tabla de tensiones de cuerdas [0.09-042] en una longitud de escala tipo stratocaster.

 

¿Es mejor usar cuerdas gruesas o finas?

El grosor de las cuerdas afecta a dos aspectos importantes: el tono y la tensión de las cuerdas.

Unas cuerdas más gruesas van a tener más material vibrando con lo que van a sonar más fuerte, tanto en el sonido que emiten desenchufadas como en la señal que van a transmitir a las pastillas. Con unas cuerdas más gordas tendremos un sonido más lleno y brillante. Además las cuerdas gruesas va a aceptar que las golpeemos con más fuerza.

Steve Ray Vaughan tocaba casi siempre con cuerdas [0.13-0.58]. El tono inconfundible de SRV se debe sin duda al cordaje que montaba en un Stratocaster, la Number 1.

Pero el sonido potente de las cuerdas gruesas tiene un coste. Una tensión superior en las cuerdas. Eso hace que sea más dificil de tocar, sobretodo para guitarristas aficionados que no tocan varias horas al dia y no tenemos callos como suelas de zapatos en las yemas de los dedos. No hace falta decir que con cuerdas más tensas cuesta más hacer bendings.

Volviendo a Steve Ray Vaughan, la enorme tensión de las cuerdas en su guitarra hacia que a veces sufriera heridas en los dedos. Según cuentan cuando esto pasaba, además de montar cuerdas del 0.12 por unos dias, se ponia Super Glue en las yemas de los dedos y seguia tocando.

Cuentan que semanas después de que SRV falleciera en una accidente de helicóptero, el mástil de su mítica Stratocaster se partió debido a la tensión de las cuerdas.

Cómo ya he dicho la configuración de cuerdas más habitual es [0.10 a 0.46], se considera que estos grosores ofrecen un equilibrio de tocabilidad y tono interesante. Las cuerdas del [0.09-0-42] son más faciles de tocar, ya que la cueras están más tensas.

¿Grosor de las cuerdas y afinaciónes?

Si vamos a usar afinaciónes más graves que el E estandar (EADGBE), las cuerdas van a estar menos tensas. Si vamos a afinar en Eb, D o C podemos considerar usar cuerdas más gruesas. Unas cuerdas menos tensas van a vibrar más y pueden dar problemas de trasteo. De hecho SRV solia tocar afinado en Eb.

Ajustar el mástil de una telecaster para que sea más confortable al tocar.

Ajustar el mástil de una telecaster para que sea más confortable al tocar.

En que consiste un buen ajuste de una guitarra

Es muy importante que una guitarra sea cómoda al tocar. Para ello es necesario que esté bien ajustada. Un buen ajuste debe dejar la guitarra o bajo de forma que:

  • El diapasón está recto (o con una ligera relajación).
  • La acción (la altura de la cuerda sobre los trastes) es uniforme a lo largo de los trastes ( o casi) y se encuentra en la altura que deseamos. (Mi preferencia está entre los 1'8mm y los 2.2 mm)
  • No hay trasteo:  Las cuerdas no rebotan en los trastes al tocar causando zumbidos metálicos no deseando y afectando al sustain.
  • La guitarra está octavada o quintada: La nota que obtenemos en el traste 12 es exactamente una octava más aguda que la que obtenemos tocando la cuerda al aire.

En inglés al ajuste se le suele llamar "setup" o "guitar setup".

Cuando puente de la guitarra no es confortable

En este articulo sin embargo tenemos una Telecaster – aunque podría tratarse de una stratocaster – que está perfectamente ajustada, pero que es incómoda al tocar.

El puente de la telecaster se compone de tres piezas de bronce que se pueden ajustar en posición y en altura. El ajuste en posición se hace mediante mediante un tornillo y un muelle. Haciendo girar el tornillo acercamos o alejamos la pieza del puente de la cejuela, y de esta forma podemos ajustar el octavado de la guitarra.

La altura de las piezas se ajusta mediante dos pequeños tornillos que actúan como pilares. Con una llave Allen hacemos girar los tornillos, elevando o haciendo bajar las piezas del puente. Y de esta forma ajustamos la acción en el puente.

El problema con este sistema en las telecaster – y de forma parecida en las stratos – es que cuando las piezas del puente deben ir demasiado bajas, los tornillos sobresalen uno o dos milímetros hacia arriba. Y si eres de los que apoyan la palma encima del puente al tocar – por ejemplo para hacer palm-mutting – eso es incómodo y hasta puede doler al cabo de un rato. Afectando a cómo tocas y a las ganas de tocar.

!Que horror!

La solución

Los elementos que normalmente se tocan al ajustar una telecaster no nos van a servir ( ajuste de alma, cejuela, octavado o acción en el puente), ya que la guitarra está bien ajustada. Por ello la solución pasa por cambiar la construcción de la guitarra.

La ventaja de las guitarras con construcción “bolted on” (mástil atornillado) es que las podemos desmontar y hacer cosas con ella. Por ello vamos a desmontar el mástil.

(Nota: Desmontar y volver a montar el mástil de una Telecaster o una Stratocaster no es un procedimiento complicado. Pero deberías tener confianza en tu habilidad de volver a ajustar la guitarra. Ten cuidado al atornillar y desatornillar de no mover el mástil del zócalo durante el proceso. Trabaja cómodo, con espacio y sin prisa. )

Cambiar el ángulo del mástil

Tal cómo el mástil está colocado, si las cuerdas van paralelas al diapasón a una acción de 2mm estas llegan al puente demasiado cerca del cuerpo. Queremos que las cuerdas vayan más altas. Si cambiamos el ángulo de colocación del mástil bajando la pala entre 0’25º y 0’5º conseguiremos elevar la altura ideal de las cuerdas en el puente. Y los tornillos que sujetan el puente no sobresaldrán y se clavaran en nuestra carne.

Necesitamos colocar una cuña en el zócalo para cambiar el ángulo del mástil. Para ello vamos a usar una carta de una baraja. El cartón de las cartas no se comprime con la presión. Además las cartas se pueden recortar con facilidad y son lo bastante delgadas cómo para servir para nuestro propósito.

Recortaremos la carta en varios pedazos del ancho del zócalo de la guitarra y unos 3cm de largo. Colocaremos uno de los pedazos en el zócalo, haremos agujeros para que pasen los tornillos y atornillaremos el mástil de nuevo.

 

Entonces ajustaremos de nuevo la guitarra. Con una llave Allen ajustaremos la altura de las cuerdas, respetando el radio de curvatura del mástil. ( ver El mástil de la guitarra explicado Parte 1) Si la altura de las cuerdas no nos gusta repetiremos la operación: desatornillar, añadir/quitar un pedazo de carta, volver a atornillar y ajustar hasta que estemos contentos.

Cuando tenemos la acción de las cuerdas y el puente de modo que nos sea confortable para tocar ajustaremos la entonación (o octavado) moviendo el puente con un destornillador.

Las cartas como cuña se pueden usar tanto para elevar como para bajar el ángulo del mástil. Se trata de una solución habitual que los técnicos guitarreros aplican en todo el mundo y no suelen contar a sus clientes: “Oye he puesto un pedazo de as de picas en el zócalo del mástil de tu Strato Deluxe”.

 

Una solución más elegante

Usar el truco de las cartas resuelve el problema a corto plazo. Pero la intuición ya nos dice que el mástil no va a estar bien apoyado. Para maximizar la resonancia y estabilidad de una guitarra queremos que en el zócalo haya la máxima superficie de contacto entre la madera y el mástil. El espacio vacío entre la carta y el zócalo va a crear una tensión en el mástil que a largo plazo puede crear problemas estructurales en el mástil.

Una vez vemos que la solución pasa por cambiar el ángulo del mástil – y lo hemos comprobado con las cartas – podemos hacer una cuña a medida para resolver el problema a largo plazo. Lo ideal es usar el mismo tipo de madera del que está hecho el mástil (arce en el caso de la Telecaster) o el cuerpo (Fresno), y hacer una cuña del ángulo deseado y que encaje perfectamente en el zócalo. También puedes comprar la cuña hecha.

¿Cómo funciona una guitarra eléctrica?

¿Cómo funciona una guitarra eléctrica?

¿Cómo funciona una guitarra eléctrica?

La guitarra clásica española, la flamenca o la acústica suenan porqué la caja de resonancia amplifica las vibraciones armónicas de las cuerdas. La tapa de la caja se encarga de hacer de “altavoz” proyectando el sonido. El luthier pionero Antonio Torres, demostró que la tapa de la guitarra era la más importante para el sonido de la guitarra construyendo una guitarra con la parte trasera y los aros de papel maché, pero con una tapa de madera de abeto. Esta guitarra se conserva en el museo de la música en Barcelona, que un día de estos debo visitar.

Pero ¿cómo funciona una guitarra eléctrica? Muchos guitarristas solemos tocar, practicar e incluso componer usando una guitarra eléctrica sin enchufar. Pero ya sabemos que no suena muy fuerte, ni demasiado bien. Una guitarra eléctrica no tiene caja de resonancia para amplificar el sonido de las cuerdas. Pero … ¿Cómo funciona?

Los primeros diseños de guitarras eléctricas eran guitarras acústicas en las que se montaba una “pastilla microfónica” o simplemente “pastilla” ( Pickup en inglés). Una pastilla es esencialmente un imán envuelto con un hilo de cobre que forma una bobina.

Para que la pastilla funcione necesitamos cuerdas metálicas, no de nylon o tripa de cerdo como en las guitarras clásicas o flamencas. Las cuerdas metálicas al moverse dentro del campo magnético producido por el imán generan una corriente eléctrica inducida en la bobina. Este efecto fue observado por Michael Faraday en 1831 y se explica mediante la Ley de Faraday.

Las cuerdas vibran acercándose y alejándose del imán de la pastilla. Eso hace la corriente inducida vaya cambiando de polaridad, en efecto lo que se genera es una corriente alterna. Esta corriente alterna oscila con la mismas frecuencias que las que se experimentan en las cuerdas. Por ello cuando esta corriente alterna se amplifica y se manda a un altavoz, este reproduce sonidos con las mismas frecuencias y variaciones dinámicas que las que suceden en las cuerdas.

En el circuito entre la pastilla y el altavoz o altavoces suceden muchas cosas que pueden transformar la señal original de las cuerdas. El mismo altavoz va a estar en una caja de resonancia – o cabinete – que también va a definir parte del sonido.

Es importante destacar que los imanes de las pastillas van a ejercer una tracción sobre cuerdas que atenuará su vibración. Hay guitarristas, como PhilX, que prefieren guitarras con una sola pastilla precisamente por este efecto en el sustain y comportamiento de las cuerdas ante muchos imanes. Normalmente guitarras con una sola pastilla se conocen como “hot rod”, igual que cierto tipo de coches preparados para correr y fardar.

Ahora ya sabemos que con una pastilla microfónica o pastilla, podemos amplificar el sonido de las cuerdas metálicas. Pero…

¿por qué las guitarras eléctricas son de cuerpo sólido y no de caja?

¿No sería fantástico tenerlo todo? La resonancia y el tono cálido, el sustain y los armónicos que te proporciona la caja de resonancia de una guitarra acústica, y además tener la amplificación eléctrica. Eso era lo que querían los guitarristas de los años 1940’s. El sonido distorsionado no existía, ni se hubiera considerado deseable para hacer música. Lo que los guitarristas querían era amplificar el sonido de sus guitarras, de la misma forma que los micrófonos permiten amplificar las voces de los cantantes, para así actuar ante audiencias más grandes.

Pero la tecnología de amplificación de la época era imperfecta. Escuchando cualquier grabación de la primera mitad del S. XX observamos la imperfección de la tecnología de amplificación y grabación de la época. Esa imperfección analógica forma parte del carácter y tono de esa época. Al amplificar el sonido de una guitarra acústica con una pastilla nos encontrábamos con un problema grave: el feedback.

La pastilla se montaba en la caja de la guitarra, esta vibraba con el sonido producido por las cuerdas de la guitarra. Hasta aqui, bien. La caja de la guitarra también vibraba con los sonidos producidos por los altavoces de la sala. Esto produce ciclos de realimentación o feedback.

Básicamente el micrófono amplifica lo que está amplificando el micrófono, que amplifica lo que está amplificando el micrófono. Y eso produce silbidos, pitos y sonidos desagradables.

Para evitar el feedback, se empezaron a construir guitarras con cajas más pequeñas. Son guitarras como la Epifone Casino que tocaba John Lennon, o las guitarras Gretch que tocaban leyendas de la guitarra como Chet Atkins. Estas guitarras ya no tienen suficiente caja para poder ser usadas sin amplificación, pero siguen teniendo ese tono cálido de la resonancia que se forma dentro de la caja.

Pero hay que tener en cuenta que una guitarra electroacústica como una Epifone Casino, o una Gretch es un sistema sonoro muy complejo. La pastilla captura las vibraciones de las cuerdas, pero a su vez está montada en una madera relativamente delgada que está vibrando. Y a su vez, el sonido que emite la caja afecta – un poco – a la vibración de las cuerdas. Esto causa que cuando se incrementa el volumen del amplificador, vuelven a aparecer los efectos del feedback. Y además como en el sistema que es la guitarra se producen tantas interacciones entre vibraciones armónicas el sonido producido es poco “limpio”. No se escuchan armónicos claros, sino que obtenemos ese tono cálido y resonante que asociamos a estas guitarras. Pero que otros a veces describen como “muddy” (embarrado). Lo cierto es que cuando la señal se pone a través de un amplificadorcon mucha ganancia (lo que lleva a la distorsión) el sonido es muy poco definido.

Al final de la década de los 1940’s Les Paul, Paul Bigsby y Leo Fender desarrollaron el concepto de guitarra de cuerpo sólido. Entendiendo que la pastilla sólo captura la vibración de las cuerdas metálicas en el campo magnético de la pastilla. Por ello las guitarras eléctricas de cuerpo sólido generan una señal más limpia y clara.

La ironía reside en el hecho que la señal generada por una Stratocaster, Telecaster o Les Paul, más clara y definida, permite que luego podamos aplicar mayor ganancia y distorsión.

Una vez quedó claro que las guitarras eléctricas funcionaban mucho mejor cuando la pastilla estaba anclada en un bloque de madera sólida, aparecieron nuevos diseños de guitarras con semi-caja. O sea: guitarras eléctricas con caja de resonancia, para obtener el tono cálido asociado con la caja de resonancia, pero con un bloque de madera central en el que se monta el puente y las pastillas. De este modo obtenemos el “tono” de las guitarras semi-acústicas, pero generamos una señal más limpia que nos va a permitir darle caña al ampli y tocar con distorsión si es lo que queremos.

Chet Atkins fue uno de los pioneros de la guitarra eléctrica, un virtuoso. Yo lo conocí hace unos 25 años con este disco que gravó con Mark Knopfler.

El diseño de la stratocaster, un poco de história

El diseño de la stratocaster, un poco de história

En los 1940’s la disponibilidad de amplificación eléctrica transformó completamente el concepto de guitarra. Las guitarras acústicas amplificadas tenían un grave problema de re-alimentación de sonido. Al tener las pastillas montadas Joe Fender, Les Paul y Paul Bigsby se disputan el mérito de haber inventado la guitarra de cuerpo sólido. La idea es que no hace falta caja de resonancia ya que la guitarra va amplificada eléctricamente y que la existencia de la caja de resonancia agrava el problema del feedback. Ya que, en una guitarra de caja, las pastillas que captan la vibración se encuentran montadas en una chapa de madera delgada que está vibrando a su vez. Más adelante las guitarras de semi-caja – como la Lucille de B.B. King, incorporaron un bloque sólido central precisamente por eso.

En 1950 Leo Fender quien hasta la fecha había diseñado y fabricado amplificadores, diseñó y puso a la venta la Fender Esquire, la primera guitarra comercial de cuerpo sólido. El diseño de la Esquire era tan simple como es posible hacer una guitarra:
◆ Escala[1] 25,5 pulgadas o 648mm
Mástil atornillado al cuerpo (bolted on). Esta innovación sustituye al mástil encolado (set neck).
◆ Alma de metal para ajustar el mástil.
◆ Cuerpo sólido.
◆ Una pastilla tipo single coil[2] colocada junto al puente.
◆ Un control de volumen y uno de tono.
◆ Puente de metal ( tipo ashtray o cenicero) con ajuste de entonación (octavado) y ajuste de altura de las cuerdas.
Al diseño de la Esquire se añadió una pastilla adicional cerca del mástil – con lo que obtiene un tono más grave y dulce -, un selector y un control de tono independiente para cada pastilla. La nueva guitarra se llamó Broadcaster, durante unos pocos meses. Gretch Musical Instruments contactó con Leo Fender para informarle que la marca “Broadcaster” ya la usaban ellos para una linea de baterías y Fender abandonó el nombre para evitar problemas legales.

 

Prototipo de la Fender Esquire, en el museo de la factoria Fender.

Durante unos meses las guitarras Fender salieron sin nombre impreso en el cabezal. Estas guitarras se conocen como las “Nocaster”. Finalmente la guitarra fue bautizada “Telecaster” y es una de las guitarras más irónicas de la música moderna.

El diseño industrial y simple de la Telecaster permitía que la guitarra fuera construida en una cadena de montaje formada por personal con relativamente poca formación y experiencia.

Algunos guitarristas se quejaron a Leo Fender del diseño de la Telecaster. Básicamente un bloque de madera de arce recortado, con ángulos rectos en el contorno que pueden ser incómodos al tocar. Estas quejas y la colaboración con estos guitarristas dio pié a la nueva creación de Fender, la que iba a ser la guitarra más popular de la historia: la Fender Stratocaster.

El diseño de la Stratocaster parte de los elementos básicos de la Esquire/Telecaster : escala de 25,5 pulgadas, mástil atornillado, alma de metal para ajustar la curvatura del mástil y cuerpo sólido. Pero incluye modificaciones dramáticas que llevan esta guitarra a un nuevo nivel.

  • Pala más grande para equilibrar mejor el peso de la guitarra.
  • Cuerpo esculpido de forma que los contornos y curvas de la guitarra se ajustan al cuerpo de la guitarrista.
  • 3 pastillas single-coil.
  • 1 selector de pastillas, control general de volumen
  • Montaje de toda la electrónica – pastillas, selector y potenciometros – en una sola placa de baquelita: el golpeador. Ello facilita el trabajo de montaje, soldado y reemplazo de la electrónica en la guitarra.
  • Innovador puente trémolo y la wammy bar.
  • Uso de pinturas del sector de la automoción para dar un acabado más moderno y duradero a la guitarra.

Y con ello, esta evolución de la guitarra eléctrica más simple posible ( la Esquire) obtuvimos un diseño que va a perdurar seguramente siglos: la Stratocaster.