El puente Tune o’matic de la Gibson les Paul, ajuste y aspectos a tener en cuenta.

El puente Tune o’matic de la Gibson les Paul, ajuste y aspectos a tener en cuenta.

 Historia del puente Tune o´matic

El puente Tune o’matic fue diseñado por Ted McCarty – presidente de Gibson – y se montó por primera vez en la Gibson Super 400 en 1953. En 1955 se usa por primera vez las Gibson Les Paul Goldtop, que también incorporó por primera vez las pastillas P90. El Tune o’matic sustituye en las Les Paul diseños de puente heredados de guitarras de semi-caja, en los que las cuerdas se sujetan desde el final del cuerpo. Poco a poco el Tune o’matic se fue incorporando en la mayoría de los modelos de guitarra eléctrica de cuerpo sólido (Les Paul, SG, Flying V, Explorer) y cuerpo semi-solido (Gibson 335, 355 etc.) Incluso se monta en la legendaria “Epihone Lucille” de BB.King.

Aspectos de diseño del puente Tune o’matic

El Tune o’matic se monta sobre dos pernos gruesos que se incrustan firmemente en el cuerpo de arce y caoba de la Les Paul. Este diseño contribuye a transmitir la vibración de las cuerdas hacia la madera y viceversa. Ademas el Tune o’matic se ajusta en altura en bloque. O sea no tiene ni necesita silletas ajustables en altura cómo las del trémolo de la Stratocaster. Las silletas del Tune o’matic sólo se mueven en horizontal para ajustar la entonación. Esto hace que sea un diseño más compacto, evita vibraciones indeseadas. El diseño del Tune o’matic contribuye en gran medida al “sustain” y el tono de las Les Paul y otras guitarras que lo montan.

El Tune o´matic se suele montar con una barra de retención ( “tailpiece” o “stop bar” ) montada en paralelo, también sobre dos pernos que se encarga de sujetar las cuerdas. Otra forma de montaje es pasando las cuerdas a través del cuerpo, lo que se conoce como el estilo Nashville.

Para ajustar la entonación el Tune o’matic tiene unas silletas ajustables, adelante y atrás, mediante tornillos.

Al tratarse de una guitarra encolada, en la que buena parte de la fabricación – sobretodo antes de las máquinas CNC – se hace de forma manual, la Gibson Les Paul puede presentar leves diferencias en el ángulo de encaje del mango al cuerpo. Por ello necesitamos un buen margen de ajuste en altura (+/- 5 mm o más) para ajustar correctamente la acción de la guitarra. Esto no seria posible con un puente fijo tipo “ashtray” (cenicero) como el que se monta en las Telecasters, ya que el control de altura de las silletas es más limitado. En cambio los pernos sobre el que se monta el Tune o’matic permiten un buen rango de opciones de ajuste.

Otra cosa a considerar es el radio de curvatura del diapasón, en un puente de silletas independientes se puede ajustar. Pero en el caso del Tune o’matic esta curvatura es fijo -normalmente a radio de 12″.

Ajustando una guitarra con Tune o’matic

El Tune o’matic no se atornilla ni fija sobre los pernos de sujeción. La misma tensión de las cuerdas es lo que sujeta el puente sobre los pilares en los que va montado. Esto nos lleva al primer y más frecuente problema que nos vamos a encontrar:

Cuidado con la posición en la que montas el puente

Al quitar las cuerdas, para cabiar-las o limpiar un poco, el guitarrista se encuentra con el puente en la mano. Lo deja encima de la mesa y eventualmente lo vuelve a colocar. Y hay un 50% de probabilidades de que lo monte !AL REVÉS!

En serio, ya lo he visto en unas cuantas guitarras que he ajustado, el Tune o’matic viene montado al revés. Y esto causa problemas:
– Cada silleta tiene una hendidura en la que encaja su cuerda correspondiente. Estas hendiduras son del grosor adecuado para cada cuerda. Al invertir la posición nos vamos a encontrar vibraciones raras en las cuerdas más gruesas y más delgadas.
– Si la guitarra fue ajustada para entonación correctamente, lo más probable es que la entonación se vaya al garete.

NOTA: Hay distintas versiones del Tune o’matic y algunas (como la variante AB1) se monta con los tornillos encarados hacia las pastillas, otras se encaran hacia el culo de la guitarra. Lo importante es que las hendiduras en las silletas sean del grosor aproximado de las cuerdas que llevan montadas. Por ello lo que debemos asegurarnos es de no girar el puente en el proceso de cambiar las cuerdas. 

 

¿Cómo saber si colocamos bien el puente Tune o’matic?

Hay que fijarse en que lado están los tornillos de ajuste de las silletas, ese lado va hacia el culo de la guitarra.

Ajuste de acción (altura de las cuerdas sobre el golpeador)

El ajuste de la acción con el Tune o’matic es de lo más sencillo. Hay una rosca en cada uno de los pernos que permite subir o bajar el puente. Mi proceso habitualmente es (partiendo de un mástil recto):

A) Ajuste aproximado de la acción.
1) Colocar las dos cuerdas E.
2) Afinar.
3) Medir la acción en el traste 12.
4) Si la acción es mayor o menor de lo deseado-> Aflojar las cuerdas (no queremos forzar nada), hacer girar las roscas para subir o bajar el puente y volver al paso 2 hasta que tengamos la acción deseada.

B) Colocar todas las cuerdas y afinar.
C) Ajustar la entonación (quintar/octavar).
D) Ajustar la acción definitiva, repitiendo el proceso de A, pero con las 6 cuerdas y midiendo con más cuidado.
E) Ajustar entonación de nuevo.

Pese a que no es el tema del articulo, seguro que aparece la cuestión “¿A que altura debo configurar la acción de las cuerdas?”. Seguro que podeis encontrar un montón de tablas (normalmente en fracciones de pulgadas) con acciones recomendadas y especificaciónes de salida de factoria en Gibson, Fender y otros tugurios donde se forjan hachas. La regla que yo aplico es que la acción tiene que ser tan baja como sea posible, sin que haya trasteo. A partir de ahí hay que tener en cuenta los gustos del guitarrista, hay quien quiere una acción de un milimetro como múcho y hay quien quiere más altura para encontrar tensión al pulsar las cuerdas.

Mi setup preferido es de 2’1 mm en el traste 12 para la cuerda E grave y 1’9 mm en el traste 12 para la cuerda E aguda. La cuerda grave es más gruesa y se encuentra a menos tensión que la cuerda aguda, con lo que vibra con más amplitud. Y por ello le doy 0’2 mm más de grácia. El resto de las cuerdas van bajando progresivamente hacia la altura de E agudo.

Ajuste de entonación con el Tune o’matic.

Como ya he dicho anteriormente las silletas se ajustan hacia delante y hacia atrás con tornillo. Afloja las cuerdas antes de mover las silletas, usa un buen afinador o una buena app de afinación en el smartphone, y ten paciencia. No hay más secretos.

Ajuste de la barra de fijación – stopbar

Este paso es el que no te esperabas. ¿Que importancia puede tener la barra de fijación en el ajuste de la guitarra? Pues múcho. La altura de la barra de fijación va a determinar el ángulo que forman las cuerdas depués pasado el vértice de la silleta. E insito, debe ser un ángulo.

Si la barra de fijación deja las cuerdas en linea con el puente vamos a tener problemas. La cuerda se va a mover/deslizar con más falicidad de su punto de anclaje, sobretodo en los bendings causando problemas de afinación. La cuerda puede rebotar sobre la silleta del puente, vibrando desde la barra de fijación a una frecuencia distinta y sonar lo que se dice con el culo.

OK, así que la barra de fijación tiene que estar abajo para formar un ángulo. Pues la ponemos a saco a bajo y ya está. ¿No?

No.

Si la barra de fijación está demasiado baja entonces las cuerdas van a tocar el Tune o`matic en el borde trasero, creando un segundo punto de contacto entre la cuerda y el puente. Eso va a hacer que las vibraciones se re-transmitan las cuerdas desde dos puntos introduciendo ruido en la vibración de las cuerdas. Me temo que por eso hay gente que dice que las Les Paul suenan “muddy”, poco limpias… porqué la barra de fijación está mal ajustada.

Hay que colocar la barra de fijación tan baja como sea posible, pero sin que haya un segundo punto de contacto entre las cuerdas y el puente. Para asegurar-nos de que no hay contacto, podemos usar un papelito para ver si hay o no espacio entre la cuerda y el puente.


(Imagen original wikipedia)

Consideraciones para montaje en estilo nashville.

Lo que he explicado sobre la colocación de la barra de fijación se aplica a la colocación de los agujeros en el cuerpo de la guitarra en el estilo Nashville. Esto significa que el Luthier, antes de hacer los agujeros deberia tener una idea muy clara de la algura óptima a la que va a ir el puente una vez ajustado, antes de situar los agujeros en el cuerpo. De lo contrario la guitarra núnca va a sonar limpia. Evidentemente eso no importa si se toca con bastante distorsión… y al fin y al cabo estamos hablando del sonido Nashville.

 

¿Cómo funciona una guitarra eléctrica?

¿Cómo funciona una guitarra eléctrica?

¿Cómo funciona una guitarra eléctrica?

La guitarra clásica española, la flamenca o la acústica suenan porqué la caja de resonancia amplifica las vibraciones armónicas de las cuerdas. La tapa de la caja se encarga de hacer de “altavoz” proyectando el sonido. El luthier pionero Antonio Torres, demostró que la tapa de la guitarra era la más importante para el sonido de la guitarra construyendo una guitarra con la parte trasera y los aros de papel maché, pero con una tapa de madera de abeto. Esta guitarra se conserva en el museo de la música en Barcelona, que un día de estos debo visitar.

Pero ¿cómo funciona una guitarra eléctrica? Muchos guitarristas solemos tocar, practicar e incluso componer usando una guitarra eléctrica sin enchufar. Pero ya sabemos que no suena muy fuerte, ni demasiado bien. Una guitarra eléctrica no tiene caja de resonancia para amplificar el sonido de las cuerdas. Pero … ¿Cómo funciona?

Los primeros diseños de guitarras eléctricas eran guitarras acústicas en las que se montaba una “pastilla microfónica” o simplemente “pastilla” ( Pickup en inglés). Una pastilla es esencialmente un imán envuelto con un hilo de cobre que forma una bobina.

Para que la pastilla funcione necesitamos cuerdas metálicas, no de nylon o tripa de cerdo como en las guitarras clásicas o flamencas. Las cuerdas metálicas al moverse dentro del campo magnético producido por el imán generan una corriente eléctrica inducida en la bobina. Este efecto fue observado por Michael Faraday en 1831 y se explica mediante la Ley de Faraday.

Las cuerdas vibran acercándose y alejándose del imán de la pastilla. Eso hace la corriente inducida vaya cambiando de polaridad, en efecto lo que se genera es una corriente alterna. Esta corriente alterna oscila con la mismas frecuencias que las que se experimentan en las cuerdas. Por ello cuando esta corriente alterna se amplifica y se manda a un altavoz, este reproduce sonidos con las mismas frecuencias y variaciones dinámicas que las que suceden en las cuerdas.

En el circuito entre la pastilla y el altavoz o altavoces suceden muchas cosas que pueden transformar la señal original de las cuerdas. El mismo altavoz va a estar en una caja de resonancia – o cabinete – que también va a definir parte del sonido.

Es importante destacar que los imanes de las pastillas van a ejercer una tracción sobre cuerdas que atenuará su vibración. Hay guitarristas, como PhilX, que prefieren guitarras con una sola pastilla precisamente por este efecto en el sustain y comportamiento de las cuerdas ante muchos imanes. Normalmente guitarras con una sola pastilla se conocen como “hot rod”, igual que cierto tipo de coches preparados para correr y fardar.

Ahora ya sabemos que con una pastilla microfónica o pastilla, podemos amplificar el sonido de las cuerdas metálicas. Pero…

¿por qué las guitarras eléctricas son de cuerpo sólido y no de caja?

¿No sería fantástico tenerlo todo? La resonancia y el tono cálido, el sustain y los armónicos que te proporciona la caja de resonancia de una guitarra acústica, y además tener la amplificación eléctrica. Eso era lo que querían los guitarristas de los años 1940’s. El sonido distorsionado no existía, ni se hubiera considerado deseable para hacer música. Lo que los guitarristas querían era amplificar el sonido de sus guitarras, de la misma forma que los micrófonos permiten amplificar las voces de los cantantes, para así actuar ante audiencias más grandes.

Pero la tecnología de amplificación de la época era imperfecta. Escuchando cualquier grabación de la primera mitad del S. XX observamos la imperfección de la tecnología de amplificación y grabación de la época. Esa imperfección analógica forma parte del carácter y tono de esa época. Al amplificar el sonido de una guitarra acústica con una pastilla nos encontrábamos con un problema grave: el feedback.

La pastilla se montaba en la caja de la guitarra, esta vibraba con el sonido producido por las cuerdas de la guitarra. Hasta aqui, bien. La caja de la guitarra también vibraba con los sonidos producidos por los altavoces de la sala. Esto produce ciclos de realimentación o feedback.

Básicamente el micrófono amplifica lo que está amplificando el micrófono, que amplifica lo que está amplificando el micrófono. Y eso produce silbidos, pitos y sonidos desagradables.

Para evitar el feedback, se empezaron a construir guitarras con cajas más pequeñas. Son guitarras como la Epifone Casino que tocaba John Lennon, o las guitarras Gretch que tocaban leyendas de la guitarra como Chet Atkins. Estas guitarras ya no tienen suficiente caja para poder ser usadas sin amplificación, pero siguen teniendo ese tono cálido de la resonancia que se forma dentro de la caja.

Pero hay que tener en cuenta que una guitarra electroacústica como una Epifone Casino, o una Gretch es un sistema sonoro muy complejo. La pastilla captura las vibraciones de las cuerdas, pero a su vez está montada en una madera relativamente delgada que está vibrando. Y a su vez, el sonido que emite la caja afecta – un poco – a la vibración de las cuerdas. Esto causa que cuando se incrementa el volumen del amplificador, vuelven a aparecer los efectos del feedback. Y además como en el sistema que es la guitarra se producen tantas interacciones entre vibraciones armónicas el sonido producido es poco “limpio”. No se escuchan armónicos claros, sino que obtenemos ese tono cálido y resonante que asociamos a estas guitarras. Pero que otros a veces describen como “muddy” (embarrado). Lo cierto es que cuando la señal se pone a través de un amplificadorcon mucha ganancia (lo que lleva a la distorsión) el sonido es muy poco definido.

Al final de la década de los 1940’s Les Paul, Paul Bigsby y Leo Fender desarrollaron el concepto de guitarra de cuerpo sólido. Entendiendo que la pastilla sólo captura la vibración de las cuerdas metálicas en el campo magnético de la pastilla. Por ello las guitarras eléctricas de cuerpo sólido generan una señal más limpia y clara.

La ironía reside en el hecho que la señal generada por una Stratocaster, Telecaster o Les Paul, más clara y definida, permite que luego podamos aplicar mayor ganancia y distorsión.

Una vez quedó claro que las guitarras eléctricas funcionaban mucho mejor cuando la pastilla estaba anclada en un bloque de madera sólida, aparecieron nuevos diseños de guitarras con semi-caja. O sea: guitarras eléctricas con caja de resonancia, para obtener el tono cálido asociado con la caja de resonancia, pero con un bloque de madera central en el que se monta el puente y las pastillas. De este modo obtenemos el “tono” de las guitarras semi-acústicas, pero generamos una señal más limpia que nos va a permitir darle caña al ampli y tocar con distorsión si es lo que queremos.

Chet Atkins fue uno de los pioneros de la guitarra eléctrica, un virtuoso. Yo lo conocí hace unos 25 años con este disco que gravó con Mark Knopfler.

El diseño de la stratocaster, un poco de história

El diseño de la stratocaster, un poco de história

En los 1940’s la disponibilidad de amplificación eléctrica transformó completamente el concepto de guitarra. Las guitarras acústicas amplificadas tenían un grave problema de re-alimentación de sonido. Al tener las pastillas montadas Joe Fender, Les Paul y Paul Bigsby se disputan el mérito de haber inventado la guitarra de cuerpo sólido. La idea es que no hace falta caja de resonancia ya que la guitarra va amplificada eléctricamente y que la existencia de la caja de resonancia agrava el problema del feedback. Ya que, en una guitarra de caja, las pastillas que captan la vibración se encuentran montadas en una chapa de madera delgada que está vibrando a su vez. Más adelante las guitarras de semi-caja – como la Lucille de B.B. King, incorporaron un bloque sólido central precisamente por eso.

En 1950 Leo Fender quien hasta la fecha había diseñado y fabricado amplificadores, diseñó y puso a la venta la Fender Esquire, la primera guitarra comercial de cuerpo sólido. El diseño de la Esquire era tan simple como es posible hacer una guitarra:
◆ Escala[1] 25,5 pulgadas o 648mm
Mástil atornillado al cuerpo (bolted on). Esta innovación sustituye al mástil encolado (set neck).
◆ Alma de metal para ajustar el mástil.
◆ Cuerpo sólido.
◆ Una pastilla tipo single coil[2] colocada junto al puente.
◆ Un control de volumen y uno de tono.
◆ Puente de metal ( tipo ashtray o cenicero) con ajuste de entonación (octavado) y ajuste de altura de las cuerdas.
Al diseño de la Esquire se añadió una pastilla adicional cerca del mástil – con lo que obtiene un tono más grave y dulce -, un selector y un control de tono independiente para cada pastilla. La nueva guitarra se llamó Broadcaster, durante unos pocos meses. Gretch Musical Instruments contactó con Leo Fender para informarle que la marca “Broadcaster” ya la usaban ellos para una linea de baterías y Fender abandonó el nombre para evitar problemas legales.

 

Prototipo de la Fender Esquire, en el museo de la factoria Fender.

Durante unos meses las guitarras Fender salieron sin nombre impreso en el cabezal. Estas guitarras se conocen como las “Nocaster”. Finalmente la guitarra fue bautizada “Telecaster” y es una de las guitarras más irónicas de la música moderna.

El diseño industrial y simple de la Telecaster permitía que la guitarra fuera construida en una cadena de montaje formada por personal con relativamente poca formación y experiencia.

Algunos guitarristas se quejaron a Leo Fender del diseño de la Telecaster. Básicamente un bloque de madera de arce recortado, con ángulos rectos en el contorno que pueden ser incómodos al tocar. Estas quejas y la colaboración con estos guitarristas dio pié a la nueva creación de Fender, la que iba a ser la guitarra más popular de la historia: la Fender Stratocaster.

El diseño de la Stratocaster parte de los elementos básicos de la Esquire/Telecaster : escala de 25,5 pulgadas, mástil atornillado, alma de metal para ajustar la curvatura del mástil y cuerpo sólido. Pero incluye modificaciones dramáticas que llevan esta guitarra a un nuevo nivel.

  • Pala más grande para equilibrar mejor el peso de la guitarra.
  • Cuerpo esculpido de forma que los contornos y curvas de la guitarra se ajustan al cuerpo de la guitarrista.
  • 3 pastillas single-coil.
  • 1 selector de pastillas, control general de volumen
  • Montaje de toda la electrónica – pastillas, selector y potenciometros – en una sola placa de baquelita: el golpeador. Ello facilita el trabajo de montaje, soldado y reemplazo de la electrónica en la guitarra.
  • Innovador puente trémolo y la wammy bar.
  • Uso de pinturas del sector de la automoción para dar un acabado más moderno y duradero a la guitarra.

Y con ello, esta evolución de la guitarra eléctrica más simple posible ( la Esquire) obtuvimos un diseño que va a perdurar seguramente siglos: la Stratocaster.