El puente Tune o’matic de la Gibson les Paul, ajuste y aspectos a tener en cuenta.

El puente Tune o’matic de la Gibson les Paul, ajuste y aspectos a tener en cuenta.

 Historia del puente Tune o´matic

El puente Tune o’matic fue diseñado por Ted McCarty – presidente de Gibson – y se montó por primera vez en la Gibson Super 400 en 1953. En 1955 se usa por primera vez las Gibson Les Paul Goldtop, que también incorporó por primera vez las pastillas P90. El Tune o’matic sustituye en las Les Paul diseños de puente heredados de guitarras de semi-caja, en los que las cuerdas se sujetan desde el final del cuerpo. Poco a poco el Tune o’matic se fue incorporando en la mayoría de los modelos de guitarra eléctrica de cuerpo sólido (Les Paul, SG, Flying V, Explorer) y cuerpo semi-solido (Gibson 335, 355 etc.) Incluso se monta en la legendaria “Epihone Lucille” de BB.King.

Aspectos de diseño del puente Tune o’matic

El Tune o’matic se monta sobre dos pernos gruesos que se incrustan firmemente en el cuerpo de arce y caoba de la Les Paul. Este diseño contribuye a transmitir la vibración de las cuerdas hacia la madera y viceversa. Ademas el Tune o’matic se ajusta en altura en bloque. O sea no tiene ni necesita silletas ajustables en altura cómo las del trémolo de la Stratocaster. Las silletas del Tune o’matic sólo se mueven en horizontal para ajustar la entonación. Esto hace que sea un diseño más compacto, evita vibraciones indeseadas. El diseño del Tune o’matic contribuye en gran medida al “sustain” y el tono de las Les Paul y otras guitarras que lo montan.

El Tune o´matic se suele montar con una barra de retención ( “tailpiece” o “stop bar” ) montada en paralelo, también sobre dos pernos que se encarga de sujetar las cuerdas. Otra forma de montaje es pasando las cuerdas a través del cuerpo, lo que se conoce como el estilo Nashville.

Para ajustar la entonación el Tune o’matic tiene unas silletas ajustables, adelante y atrás, mediante tornillos.

Al tratarse de una guitarra encolada, en la que buena parte de la fabricación – sobretodo antes de las máquinas CNC – se hace de forma manual, la Gibson Les Paul puede presentar leves diferencias en el ángulo de encaje del mango al cuerpo. Por ello necesitamos un buen margen de ajuste en altura (+/- 5 mm o más) para ajustar correctamente la acción de la guitarra. Esto no seria posible con un puente fijo tipo “ashtray” (cenicero) como el que se monta en las Telecasters, ya que el control de altura de las silletas es más limitado. En cambio los pernos sobre el que se monta el Tune o’matic permiten un buen rango de opciones de ajuste.

Otra cosa a considerar es el radio de curvatura del diapasón, en un puente de silletas independientes se puede ajustar. Pero en el caso del Tune o’matic esta curvatura es fijo -normalmente a radio de 12″.

Ajustando una guitarra con Tune o’matic

El Tune o’matic no se atornilla ni fija sobre los pernos de sujeción. La misma tensión de las cuerdas es lo que sujeta el puente sobre los pilares en los que va montado. Esto nos lleva al primer y más frecuente problema que nos vamos a encontrar:

Cuidado con la posición en la que montas el puente

Al quitar las cuerdas, para cabiar-las o limpiar un poco, el guitarrista se encuentra con el puente en la mano. Lo deja encima de la mesa y eventualmente lo vuelve a colocar. Y hay un 50% de probabilidades de que lo monte !AL REVÉS!

En serio, ya lo he visto en unas cuantas guitarras que he ajustado, el Tune o’matic viene montado al revés. Y esto causa problemas:
– Cada silleta tiene una hendidura en la que encaja su cuerda correspondiente. Estas hendiduras son del grosor adecuado para cada cuerda. Al invertir la posición nos vamos a encontrar vibraciones raras en las cuerdas más gruesas y más delgadas.
– Si la guitarra fue ajustada para entonación correctamente, lo más probable es que la entonación se vaya al garete.

NOTA: Hay distintas versiones del Tune o’matic y algunas (como la variante AB1) se monta con los tornillos encarados hacia las pastillas, otras se encaran hacia el culo de la guitarra. Lo importante es que las hendiduras en las silletas sean del grosor aproximado de las cuerdas que llevan montadas. Por ello lo que debemos asegurarnos es de no girar el puente en el proceso de cambiar las cuerdas. 

 

¿Cómo saber si colocamos bien el puente Tune o’matic?

Hay que fijarse en que lado están los tornillos de ajuste de las silletas, ese lado va hacia el culo de la guitarra.

Ajuste de acción (altura de las cuerdas sobre el golpeador)

El ajuste de la acción con el Tune o’matic es de lo más sencillo. Hay una rosca en cada uno de los pernos que permite subir o bajar el puente. Mi proceso habitualmente es (partiendo de un mástil recto):

A) Ajuste aproximado de la acción.
1) Colocar las dos cuerdas E.
2) Afinar.
3) Medir la acción en el traste 12.
4) Si la acción es mayor o menor de lo deseado-> Aflojar las cuerdas (no queremos forzar nada), hacer girar las roscas para subir o bajar el puente y volver al paso 2 hasta que tengamos la acción deseada.

B) Colocar todas las cuerdas y afinar.
C) Ajustar la entonación (quintar/octavar).
D) Ajustar la acción definitiva, repitiendo el proceso de A, pero con las 6 cuerdas y midiendo con más cuidado.
E) Ajustar entonación de nuevo.

Pese a que no es el tema del articulo, seguro que aparece la cuestión “¿A que altura debo configurar la acción de las cuerdas?”. Seguro que podeis encontrar un montón de tablas (normalmente en fracciones de pulgadas) con acciones recomendadas y especificaciónes de salida de factoria en Gibson, Fender y otros tugurios donde se forjan hachas. La regla que yo aplico es que la acción tiene que ser tan baja como sea posible, sin que haya trasteo. A partir de ahí hay que tener en cuenta los gustos del guitarrista, hay quien quiere una acción de un milimetro como múcho y hay quien quiere más altura para encontrar tensión al pulsar las cuerdas.

Mi setup preferido es de 2’1 mm en el traste 12 para la cuerda E grave y 1’9 mm en el traste 12 para la cuerda E aguda. La cuerda grave es más gruesa y se encuentra a menos tensión que la cuerda aguda, con lo que vibra con más amplitud. Y por ello le doy 0’2 mm más de grácia. El resto de las cuerdas van bajando progresivamente hacia la altura de E agudo.

Ajuste de entonación con el Tune o’matic.

Como ya he dicho anteriormente las silletas se ajustan hacia delante y hacia atrás con tornillo. Afloja las cuerdas antes de mover las silletas, usa un buen afinador o una buena app de afinación en el smartphone, y ten paciencia. No hay más secretos.

Ajuste de la barra de fijación – stopbar

Este paso es el que no te esperabas. ¿Que importancia puede tener la barra de fijación en el ajuste de la guitarra? Pues múcho. La altura de la barra de fijación va a determinar el ángulo que forman las cuerdas depués pasado el vértice de la silleta. E insito, debe ser un ángulo.

Si la barra de fijación deja las cuerdas en linea con el puente vamos a tener problemas. La cuerda se va a mover/deslizar con más falicidad de su punto de anclaje, sobretodo en los bendings causando problemas de afinación. La cuerda puede rebotar sobre la silleta del puente, vibrando desde la barra de fijación a una frecuencia distinta y sonar lo que se dice con el culo.

OK, así que la barra de fijación tiene que estar abajo para formar un ángulo. Pues la ponemos a saco a bajo y ya está. ¿No?

No.

Si la barra de fijación está demasiado baja entonces las cuerdas van a tocar el Tune o`matic en el borde trasero, creando un segundo punto de contacto entre la cuerda y el puente. Eso va a hacer que las vibraciones se re-transmitan las cuerdas desde dos puntos introduciendo ruido en la vibración de las cuerdas. Me temo que por eso hay gente que dice que las Les Paul suenan “muddy”, poco limpias… porqué la barra de fijación está mal ajustada.

Hay que colocar la barra de fijación tan baja como sea posible, pero sin que haya un segundo punto de contacto entre las cuerdas y el puente. Para asegurar-nos de que no hay contacto, podemos usar un papelito para ver si hay o no espacio entre la cuerda y el puente.


(Imagen original wikipedia)

Consideraciones para montaje en estilo nashville.

Lo que he explicado sobre la colocación de la barra de fijación se aplica a la colocación de los agujeros en el cuerpo de la guitarra en el estilo Nashville. Esto significa que el Luthier, antes de hacer los agujeros deberia tener una idea muy clara de la algura óptima a la que va a ir el puente una vez ajustado, antes de situar los agujeros en el cuerpo. De lo contrario la guitarra núnca va a sonar limpia. Evidentemente eso no importa si se toca con bastante distorsión… y al fin y al cabo estamos hablando del sonido Nashville.

 

Cómo almacenar tu guitarra o bajo durante temporadas largas.

Cómo almacenar tu guitarra o bajo durante temporadas largas.

Supón que debes almacenar tu guitarra o bajo durante un periodo largo de tiempo. Tu objetivo es que la guitarra esté protegida y que se conserve en el mejor estado posible durante todo el tiempo que esté almacenada. Pero antes de hablar de cómo debes almacenar tu instrumento, vamos a ver:

¿Qué elementos pueden afectar y dañar a tu guitarra mientras está almacenada?

  1. Golpes y caídas. Aunque parezca evidente es esencial proteger a tu guitarra de golpes y de caídas. Dónde y cómo almacenas tu instrumento debe minimizar la posibilidad de recibir golpes o de caer. Nunca se sabe. Chris Rea, famoso por canciones temas como “The Road to Hell” o “On the beach” y por su uso del slide, guardó su Stratocaster roja debajo de la cama y una inundación dejó sumergida la guitarra durante varias horas.
  2. La humedad o falta de esta en el ambiente. Si hay muy poca humedad la madera del instrumento se va a ir secando, perdiendo humedad. El diapasón/golpeador que no está barnizado va ser muy sensible, al secarse va a encoger y puede que algún traste sobresalga. En guitarras de caja – españolas, flamencas, acústicas – la falta de humedad puede hacer que la tapa se hunda ligeramente. Con demasiada humedad la tapa se puede abombar. En el caso de guitarras y bajos eléctricos el exceso de humedad no favorece nada la conservación de la electrónica.
  3. Los cambios de temperatura también afectan al instrumento. En este caso la curvatura del mástil es la que más sufre.

Teniendo estos problemas en cuenta:

Así es como debes almacenar tu guitarra durante mucho tiempo.  

  1. No uses una bolsa o funda blanda. Estas fundas van muy bien para ir de un sitio a otro, e incluso algunas compañías aéreas te las van a permitir subir a la cabina del avión. Pero no las uses para almacenar tu guitarra. El nivel de protección que recibe la guitarra en una funda es mínimo. Si bien la funda puede proteger la pintura o el barniz de golpecitos y ralladuras no la va a proteger de golpes fuertes que afecten a la estructura.
  2. Usa un estuche o caja rígida. Las cajas duras están pensadas para proteger tu instrumento de las inclemencias de viajes en furgoneta y transportistas. Al ser rígidas van a proteger la guitarra de daños estructurales (cajas hundidas, mástiles y palas rotas, etc.) la mayoria de las veces. Además, estas cajas aíslan bastante de los cambios súbitos de humedad y temperatura. Si no tienes una caja rígida o estuche, considera la inversión ya que vale la pena.
    Lo ideal es que la caja rígida esté hecha a medida para tu guitarra. Esto es fácil si tienes una guitarra de un estándar, es fácil encontrar una funda para Stratocaster, Telecaster, Les Paul, SG’s, Dreadnought, Guitarra Flamenca o de Concierto. Pero va a ser más complicado o caro si tienes un modelo más especial como una Jaguar, Jazzmaster, Explorer o Flying V. En cualquier caso asegúrate que el instrumento no se mueve en la caja. Usa espumas u otro material blando para rellenar los huecos y evitar que tu instrumento se mueva en la caja.
  3. No apiles las guitarras. A las guitarras no les gusta estar apiladas. No la guardes plana en el suelo. Mejor las guardas en el estuche de pie. Como si fuera un libro en una estantería. Otra opción es tener una estanteria especifica para almacenar guitarras como la de la foto (!yo quiero una!).
  4. Ten cuidado al abrir el estuche. Recuerda que el estuche tiene un efecto aislante de temperatura y humedad. Si envías un instrumento a un lugar con distintas condiciones climáticas quizás sea una buena idea dejar pasar unos días antes de abrir el estuche. Deja que la guitarra o bajo vaya adaptándose poco a poco a las nuevas condiciones.
    Quizás este punto es un poco exagerado, pero hay que poner las cosas en perspectiva. Ten en cuenta de qué instrumento se trata. Si estamos hablando de una guitarra flamenca de 40 años, mejor que la trates con mucho cuidado y controles todos los cambios a los que la sometes. Si estamos hablando de una guitarra eléctrica con mástil atornillado, económica y relativamente nueva no te preocupes demasiado.

Pero el tema más importante queda para el final:

¿Qué hacemos con las cuerdas de la guitarra o bajo al almacenar el instrumento?

Hay quien recomienda quitar o aflojar completamente las cuerdas antes de almacenar una guitarra. El argumento es que de esta forma vamos a quitar la tensión del mástil y eso va bien para preservar la guitarra.  Este argumento es totalmente erróneo y quitar o aflojar completamente las cuerdas puede dañar seriamente a tu instrumento.

Las guitarra y bajos están diseñados para soportar la tensión de las cuerdas a lo largo del mástil, desde las clavijas hasta el puente. En el interior del mástil hay una varilla de metal roscado llamada “alma” o “truss rod” que tira del mástil para contrarrestar la tensión de las cuerdas. Si quitamos las cuerdas o eliminamos por completo la tensión de estas ¿qué va a pasar con la fuerza que ejerce el alma sobre el mástil?  La respuesta es: nada  bueno.


El alma del mástil ejerce fuerza para contrarestar la tensión de las cuerdas. 

El mástil al liberar la tensión de las cuerdas va a ceder a la fuerza ejercida por el alma y se va a doblar. Con el tiempo esto puede causar daños importantes. En el mejor de los casos va a ser muy complicado ajustar de nuevo la guitarra al poner cuerdas de nuevo.

Así pues: Al almacenar una guitarra durante bastante tiempo la guitarra se debe afinar correctamente y guardar afinada con las cuerdas puestas. Hay guitarras que tienden a desafinarse hacia un tono más agudo. Si este es el caso, afina la guitarra y afloja un cuarto de vuelta cada clavija, no más que eso.

¿Que calibre de cuerdas le debo poner a mi guitarra eléctrica?

¿Que calibre de cuerdas le debo poner a mi guitarra eléctrica?

El sonido de nuestra guitarra, eléctrica o acústica, proviene de la vibracion de las cuerdas. Por ello las cuerdas son un elemento importantísimo y esencial en el tono, la tocabilidad y las cualidades de nuestro instrumento. No obstante múchas veces nos concentramos en otros aspectos como el tipo de pastillas, la construcción de la guitarra o incluso el tipo de pintura con que se ha pintado la guitarra. En sério, hay foros donde se discute aferradisimamente sobre las cualidades del Nitro y otros tipos de acabados.

Por tanto la pregunta que nos ocupa ¿Qué calibre de cuerdas le debo poner a mi guitarra eléctrica? Es importante. Vamos a ello.

¿Qué es el calibre de las cuerdas?

El calibre es el grosor de las cuerdas, y normalmente se expresa en milímetros. En un juego de cuerdas se indican los grosores  enumerando los grosores desde la cuerda más delgada ( el E agúdo ) hasta la cuerda más gruesa ( el E grave ).

¿Porqué cada cuerda de la guitarra tiene un calibre distinto?

La tensión de las cuerdas es un factor muy importante en el sonido de la guitarra. Cuando giramos una clavija de afinación para afinar una cuerda lo que hacemos es aumentar o disminuir la tensión para obtener la nota que deseamos. Si tensamos más la cuerda obtenemos una nota más aguda, y si la destensamos tendremos una nota más grave.

Si las 6 cuerdas de la guitarra fueran iguales, las cuerdas agudas ejercerian múcha más tensión sobre el mástil que las graves. Esto haria que el mástil se torciera o torsionara.

Para una afinación concreta la tensión de la cuerda en un mástil depende del material y del calibre de esta. Y esto es importante: a más calibre más tensión.  Por eso se usan cuerdas más gruesas para las notas más graves: para compensar la tensión de las cuerdas. Los juegos de cuerdas están diseñados de forma que en afinación estándar (EADGBE) cada cuerda tenga la misma tensión y el mástil se mantenga recto.

¿Que calibre de cuerdas le pongo a mi guitarra?

El grosor más habitual es el [0.10 – 0.46], seguido del [0.09-0.42].

Cuando compramos una guitarra es importante saber que tipo de cuerdas lleva, independientemente de la marca, nos interesa sobretodo su grosor/calibre. Tengamos o no tengamos una opinión formada sobre qué grosor de cuerdas queremos usar y “ya nos vaya bien” lo que la guitarra lleve montado se série, necesitamos saber que cuerdas lleva en el momento de cambiarlas. Esto se debe al siguiente hecho:

Si aumentamos el grosor de la cuerda va aumentar la tensión (o la fuerza) que la cuerda ejerce sobre la guitarra. 

Supongamos que vamos a cambiar un juego de cuerdas [0.09 – 0.42] por unas [0.10-0.46], vamos a tener que ajustar la guitarra. Las nuevas cuerdas van a ejercer más tensión sobre el mástil, lo que seguramente se va a arquear ligeramente cambiando la acción y el octavado.

Si estamos contentos con el ajuste de nuestra guitarra lo más facil es mantener el grosor de las cuerdas que lleva. De lo contrario además de cam,biar cuerdas tienes que ajustar la guitarra.

 

Ojo, ¿Cómo le cambias las cuerdas a tu guitarra?

Cuando cambies las cuerdas de tu guitarra no cortes las cuerdas a lo bruto sin destensarlas. Sí, hay gente que lo hace. Y ese cámbio brusco es malo para la guitarra, básicamente es lo mismo que darle un golpe.

Si, no quieres hacer un ajuste completo de tu guitarra lo mejor es que cambies las cuerdas una a una, manteniendo la guitarra afinada en todo momento. O sea: quitas una cuerda, la reemplazas por la nueva. Afinas todas las cuerdas de nuevo, incluyendo la nueva. Y continuas por la cuerda siguiente.

Si quitas todas las cuerdas de la guitarra el mástil deja de sorportar toda la tensión. Al instalar las nuevas cuerdas es muy posible que no vuela a su posición anterior y debas ajustar de nuevo la guitarra. Es mejor evitar esto y cambier las cuerdas una a una. ]

Tabla de tensiones de cuerdas [0.09-042] en una longitud de escala tipo stratocaster.

 

¿Es mejor usar cuerdas gruesas o finas?

El grosor de las cuerdas afecta a dos aspectos importantes: el tono y la tensión de las cuerdas.

Unas cuerdas más gruesas van a tener más material vibrando con lo que van a sonar más fuerte, tanto en el sonido que emiten desenchufadas como en la señal que van a transmitir a las pastillas. Con unas cuerdas más gordas tendremos un sonido más lleno y brillante. Además las cuerdas gruesas va a aceptar que las golpeemos con más fuerza.

Steve Ray Vaughan tocaba casi siempre con cuerdas [0.13-0.58]. El tono inconfundible de SRV se debe sin duda al cordaje que montaba en un Stratocaster, la Number 1.

Pero el sonido potente de las cuerdas gruesas tiene un coste. Una tensión superior en las cuerdas. Eso hace que sea más dificil de tocar, sobretodo para guitarristas aficionados que no tocan varias horas al dia y no tenemos callos como suelas de zapatos en las yemas de los dedos. No hace falta decir que con cuerdas más tensas cuesta más hacer bendings.

Volviendo a Steve Ray Vaughan, la enorme tensión de las cuerdas en su guitarra hacia que a veces sufriera heridas en los dedos. Según cuentan cuando esto pasaba, además de montar cuerdas del 0.12 por unos dias, se ponia Super Glue en las yemas de los dedos y seguia tocando.

Cuentan que semanas después de que SRV falleciera en una accidente de helicóptero, el mástil de su mítica Stratocaster se partió debido a la tensión de las cuerdas.

Cómo ya he dicho la configuración de cuerdas más habitual es [0.10 a 0.46], se considera que estos grosores ofrecen un equilibrio de tocabilidad y tono interesante. Las cuerdas del [0.09-0-42] son más faciles de tocar, ya que la cueras están más tensas.

¿Grosor de las cuerdas y afinaciónes?

Si vamos a usar afinaciónes más graves que el E estandar (EADGBE), las cuerdas van a estar menos tensas. Si vamos a afinar en Eb, D o C podemos considerar usar cuerdas más gruesas. Unas cuerdas menos tensas van a vibrar más y pueden dar problemas de trasteo. De hecho SRV solia tocar afinado en Eb.

Ajustar el mástil de una telecaster para que sea más confortable al tocar.

Ajustar el mástil de una telecaster para que sea más confortable al tocar.

En que consiste un buen ajuste de una guitarra

Es muy importante que una guitarra sea cómoda al tocar. Para ello es necesario que esté bien ajustada. Un buen ajuste debe dejar la guitarra o bajo de forma que:

  • El diapasón está recto (o con una ligera relajación).
  • La acción (la altura de la cuerda sobre los trastes) es uniforme a lo largo de los trastes ( o casi) y se encuentra en la altura que deseamos. (Mi preferencia está entre los 1'8mm y los 2.2 mm)
  • No hay trasteo:  Las cuerdas no rebotan en los trastes al tocar causando zumbidos metálicos no deseando y afectando al sustain.
  • La guitarra está octavada o quintada: La nota que obtenemos en el traste 12 es exactamente una octava más aguda que la que obtenemos tocando la cuerda al aire.

En inglés al ajuste se le suele llamar "setup" o "guitar setup".

Cuando puente de la guitarra no es confortable

En este articulo sin embargo tenemos una Telecaster – aunque podría tratarse de una stratocaster – que está perfectamente ajustada, pero que es incómoda al tocar.

El puente de la telecaster se compone de tres piezas de bronce que se pueden ajustar en posición y en altura. El ajuste en posición se hace mediante mediante un tornillo y un muelle. Haciendo girar el tornillo acercamos o alejamos la pieza del puente de la cejuela, y de esta forma podemos ajustar el octavado de la guitarra.

La altura de las piezas se ajusta mediante dos pequeños tornillos que actúan como pilares. Con una llave Allen hacemos girar los tornillos, elevando o haciendo bajar las piezas del puente. Y de esta forma ajustamos la acción en el puente.

El problema con este sistema en las telecaster – y de forma parecida en las stratos – es que cuando las piezas del puente deben ir demasiado bajas, los tornillos sobresalen uno o dos milímetros hacia arriba. Y si eres de los que apoyan la palma encima del puente al tocar – por ejemplo para hacer palm-mutting – eso es incómodo y hasta puede doler al cabo de un rato. Afectando a cómo tocas y a las ganas de tocar.

!Que horror!

La solución

Los elementos que normalmente se tocan al ajustar una telecaster no nos van a servir ( ajuste de alma, cejuela, octavado o acción en el puente), ya que la guitarra está bien ajustada. Por ello la solución pasa por cambiar la construcción de la guitarra.

La ventaja de las guitarras con construcción “bolted on” (mástil atornillado) es que las podemos desmontar y hacer cosas con ella. Por ello vamos a desmontar el mástil.

(Nota: Desmontar y volver a montar el mástil de una Telecaster o una Stratocaster no es un procedimiento complicado. Pero deberías tener confianza en tu habilidad de volver a ajustar la guitarra. Ten cuidado al atornillar y desatornillar de no mover el mástil del zócalo durante el proceso. Trabaja cómodo, con espacio y sin prisa. )

Cambiar el ángulo del mástil

Tal cómo el mástil está colocado, si las cuerdas van paralelas al diapasón a una acción de 2mm estas llegan al puente demasiado cerca del cuerpo. Queremos que las cuerdas vayan más altas. Si cambiamos el ángulo de colocación del mástil bajando la pala entre 0’25º y 0’5º conseguiremos elevar la altura ideal de las cuerdas en el puente. Y los tornillos que sujetan el puente no sobresaldrán y se clavaran en nuestra carne.

Necesitamos colocar una cuña en el zócalo para cambiar el ángulo del mástil. Para ello vamos a usar una carta de una baraja. El cartón de las cartas no se comprime con la presión. Además las cartas se pueden recortar con facilidad y son lo bastante delgadas cómo para servir para nuestro propósito.

Recortaremos la carta en varios pedazos del ancho del zócalo de la guitarra y unos 3cm de largo. Colocaremos uno de los pedazos en el zócalo, haremos agujeros para que pasen los tornillos y atornillaremos el mástil de nuevo.

 

Entonces ajustaremos de nuevo la guitarra. Con una llave Allen ajustaremos la altura de las cuerdas, respetando el radio de curvatura del mástil. ( ver El mástil de la guitarra explicado Parte 1) Si la altura de las cuerdas no nos gusta repetiremos la operación: desatornillar, añadir/quitar un pedazo de carta, volver a atornillar y ajustar hasta que estemos contentos.

Cuando tenemos la acción de las cuerdas y el puente de modo que nos sea confortable para tocar ajustaremos la entonación (o octavado) moviendo el puente con un destornillador.

Las cartas como cuña se pueden usar tanto para elevar como para bajar el ángulo del mástil. Se trata de una solución habitual que los técnicos guitarreros aplican en todo el mundo y no suelen contar a sus clientes: “Oye he puesto un pedazo de as de picas en el zócalo del mástil de tu Strato Deluxe”.

 

Una solución más elegante

Usar el truco de las cartas resuelve el problema a corto plazo. Pero la intuición ya nos dice que el mástil no va a estar bien apoyado. Para maximizar la resonancia y estabilidad de una guitarra queremos que en el zócalo haya la máxima superficie de contacto entre la madera y el mástil. El espacio vacío entre la carta y el zócalo va a crear una tensión en el mástil que a largo plazo puede crear problemas estructurales en el mástil.

Una vez vemos que la solución pasa por cambiar el ángulo del mástil – y lo hemos comprobado con las cartas – podemos hacer una cuña a medida para resolver el problema a largo plazo. Lo ideal es usar el mismo tipo de madera del que está hecho el mástil (arce en el caso de la Telecaster) o el cuerpo (Fresno), y hacer una cuña del ángulo deseado y que encaje perfectamente en el zócalo. También puedes comprar la cuña hecha.

La acción de la guitarra: tocabilidad y tono

La acción de la guitarra: tocabilidad y tono

La acción de la guitarra es la altura a la que se encuentran las cuerdas respecto de los trastes en el diapasón.

La acción viene definida por la altura de la cejuela  respecto al diapasón, el tamaño de los trastes de los trastes , y la selleta en el puente (o trémolo). Es importante que la acción de la guitarra sea consistente a lo largo del diapasón, pese a que es habitual que la acción sea algo mayor en los trastes más cercanos al puente que en la cejuela. Esto se suele hacer para evitar el trasteo en los últimos trastes y para compensar cierta relajación de mástil.

Los trastes no son rectos, siguen una curva – de un radio normalmente entre 7 y 15 pulgadas – por ello la cejuela y la selleta en el puente deben mantener la misma curva del mástil – para así tener la misma acción en todas las cuerdas. De nuevo esto no es siempre exactamente así, ya que las cuerdas más graves son más gruesas y vibran con más amplitud y se les suele dar un poco más de acción. (más…)