El puente Tune o’matic de la Gibson les Paul, ajuste y aspectos a tener en cuenta.

El puente Tune o’matic de la Gibson les Paul, ajuste y aspectos a tener en cuenta.

 Historia del puente Tune o´matic

El puente Tune o’matic fue diseñado por Ted McCarty – presidente de Gibson – y se montó por primera vez en la Gibson Super 400 en 1953. En 1955 se usa por primera vez las Gibson Les Paul Goldtop, que también incorporó por primera vez las pastillas P90. El Tune o’matic sustituye en las Les Paul diseños de puente heredados de guitarras de semi-caja, en los que las cuerdas se sujetan desde el final del cuerpo. Poco a poco el Tune o’matic se fue incorporando en la mayoría de los modelos de guitarra eléctrica de cuerpo sólido (Les Paul, SG, Flying V, Explorer) y cuerpo semi-solido (Gibson 335, 355 etc.) Incluso se monta en la legendaria “Epihone Lucille” de BB.King.

Aspectos de diseño del puente Tune o’matic

El Tune o’matic se monta sobre dos pernos gruesos que se incrustan firmemente en el cuerpo de arce y caoba de la Les Paul. Este diseño contribuye a transmitir la vibración de las cuerdas hacia la madera y viceversa. Ademas el Tune o’matic se ajusta en altura en bloque. O sea no tiene ni necesita silletas ajustables en altura cómo las del trémolo de la Stratocaster. Las silletas del Tune o’matic sólo se mueven en horizontal para ajustar la entonación. Esto hace que sea un diseño más compacto, evita vibraciones indeseadas. El diseño del Tune o’matic contribuye en gran medida al “sustain” y el tono de las Les Paul y otras guitarras que lo montan.

El Tune o´matic se suele montar con una barra de retención ( “tailpiece” o “stop bar” ) montada en paralelo, también sobre dos pernos que se encarga de sujetar las cuerdas. Otra forma de montaje es pasando las cuerdas a través del cuerpo, lo que se conoce como el estilo Nashville.

Para ajustar la entonación el Tune o’matic tiene unas silletas ajustables, adelante y atrás, mediante tornillos.

Al tratarse de una guitarra encolada, en la que buena parte de la fabricación – sobretodo antes de las máquinas CNC – se hace de forma manual, la Gibson Les Paul puede presentar leves diferencias en el ángulo de encaje del mango al cuerpo. Por ello necesitamos un buen margen de ajuste en altura (+/- 5 mm o más) para ajustar correctamente la acción de la guitarra. Esto no seria posible con un puente fijo tipo “ashtray” (cenicero) como el que se monta en las Telecasters, ya que el control de altura de las silletas es más limitado. En cambio los pernos sobre el que se monta el Tune o’matic permiten un buen rango de opciones de ajuste.

Otra cosa a considerar es el radio de curvatura del diapasón, en un puente de silletas independientes se puede ajustar. Pero en el caso del Tune o’matic esta curvatura es fijo -normalmente a radio de 12″.

Ajustando una guitarra con Tune o’matic

El Tune o’matic no se atornilla ni fija sobre los pernos de sujeción. La misma tensión de las cuerdas es lo que sujeta el puente sobre los pilares en los que va montado. Esto nos lleva al primer y más frecuente problema que nos vamos a encontrar:

Cuidado con la posición en la que montas el puente

Al quitar las cuerdas, para cabiar-las o limpiar un poco, el guitarrista se encuentra con el puente en la mano. Lo deja encima de la mesa y eventualmente lo vuelve a colocar. Y hay un 50% de probabilidades de que lo monte !AL REVÉS!

En serio, ya lo he visto en unas cuantas guitarras que he ajustado, el Tune o’matic viene montado al revés. Y esto causa problemas:
– Cada silleta tiene una hendidura en la que encaja su cuerda correspondiente. Estas hendiduras son del grosor adecuado para cada cuerda. Al invertir la posición nos vamos a encontrar vibraciones raras en las cuerdas más gruesas y más delgadas.
– Si la guitarra fue ajustada para entonación correctamente, lo más probable es que la entonación se vaya al garete.

NOTA: Hay distintas versiones del Tune o’matic y algunas (como la variante AB1) se monta con los tornillos encarados hacia las pastillas, otras se encaran hacia el culo de la guitarra. Lo importante es que las hendiduras en las silletas sean del grosor aproximado de las cuerdas que llevan montadas. Por ello lo que debemos asegurarnos es de no girar el puente en el proceso de cambiar las cuerdas. 

 

¿Cómo saber si colocamos bien el puente Tune o’matic?

Hay que fijarse en que lado están los tornillos de ajuste de las silletas, ese lado va hacia el culo de la guitarra.

Ajuste de acción (altura de las cuerdas sobre el golpeador)

El ajuste de la acción con el Tune o’matic es de lo más sencillo. Hay una rosca en cada uno de los pernos que permite subir o bajar el puente. Mi proceso habitualmente es (partiendo de un mástil recto):

A) Ajuste aproximado de la acción.
1) Colocar las dos cuerdas E.
2) Afinar.
3) Medir la acción en el traste 12.
4) Si la acción es mayor o menor de lo deseado-> Aflojar las cuerdas (no queremos forzar nada), hacer girar las roscas para subir o bajar el puente y volver al paso 2 hasta que tengamos la acción deseada.

B) Colocar todas las cuerdas y afinar.
C) Ajustar la entonación (quintar/octavar).
D) Ajustar la acción definitiva, repitiendo el proceso de A, pero con las 6 cuerdas y midiendo con más cuidado.
E) Ajustar entonación de nuevo.

Pese a que no es el tema del articulo, seguro que aparece la cuestión “¿A que altura debo configurar la acción de las cuerdas?”. Seguro que podeis encontrar un montón de tablas (normalmente en fracciones de pulgadas) con acciones recomendadas y especificaciónes de salida de factoria en Gibson, Fender y otros tugurios donde se forjan hachas. La regla que yo aplico es que la acción tiene que ser tan baja como sea posible, sin que haya trasteo. A partir de ahí hay que tener en cuenta los gustos del guitarrista, hay quien quiere una acción de un milimetro como múcho y hay quien quiere más altura para encontrar tensión al pulsar las cuerdas.

Mi setup preferido es de 2’1 mm en el traste 12 para la cuerda E grave y 1’9 mm en el traste 12 para la cuerda E aguda. La cuerda grave es más gruesa y se encuentra a menos tensión que la cuerda aguda, con lo que vibra con más amplitud. Y por ello le doy 0’2 mm más de grácia. El resto de las cuerdas van bajando progresivamente hacia la altura de E agudo.

Ajuste de entonación con el Tune o’matic.

Como ya he dicho anteriormente las silletas se ajustan hacia delante y hacia atrás con tornillo. Afloja las cuerdas antes de mover las silletas, usa un buen afinador o una buena app de afinación en el smartphone, y ten paciencia. No hay más secretos.

Ajuste de la barra de fijación – stopbar

Este paso es el que no te esperabas. ¿Que importancia puede tener la barra de fijación en el ajuste de la guitarra? Pues múcho. La altura de la barra de fijación va a determinar el ángulo que forman las cuerdas depués pasado el vértice de la silleta. E insito, debe ser un ángulo.

Si la barra de fijación deja las cuerdas en linea con el puente vamos a tener problemas. La cuerda se va a mover/deslizar con más falicidad de su punto de anclaje, sobretodo en los bendings causando problemas de afinación. La cuerda puede rebotar sobre la silleta del puente, vibrando desde la barra de fijación a una frecuencia distinta y sonar lo que se dice con el culo.

OK, así que la barra de fijación tiene que estar abajo para formar un ángulo. Pues la ponemos a saco a bajo y ya está. ¿No?

No.

Si la barra de fijación está demasiado baja entonces las cuerdas van a tocar el Tune o`matic en el borde trasero, creando un segundo punto de contacto entre la cuerda y el puente. Eso va a hacer que las vibraciones se re-transmitan las cuerdas desde dos puntos introduciendo ruido en la vibración de las cuerdas. Me temo que por eso hay gente que dice que las Les Paul suenan “muddy”, poco limpias… porqué la barra de fijación está mal ajustada.

Hay que colocar la barra de fijación tan baja como sea posible, pero sin que haya un segundo punto de contacto entre las cuerdas y el puente. Para asegurar-nos de que no hay contacto, podemos usar un papelito para ver si hay o no espacio entre la cuerda y el puente.


(Imagen original wikipedia)

Consideraciones para montaje en estilo nashville.

Lo que he explicado sobre la colocación de la barra de fijación se aplica a la colocación de los agujeros en el cuerpo de la guitarra en el estilo Nashville. Esto significa que el Luthier, antes de hacer los agujeros deberia tener una idea muy clara de la algura óptima a la que va a ir el puente una vez ajustado, antes de situar los agujeros en el cuerpo. De lo contrario la guitarra núnca va a sonar limpia. Evidentemente eso no importa si se toca con bastante distorsión… y al fin y al cabo estamos hablando del sonido Nashville.

 

Como evaluar una guitarra de segunda mano antes de comprarla

Como evaluar una guitarra de segunda mano antes de comprarla

Somos muchos los que alguna vez hemos adquirido una guitarra de segunda mano, o hemos vendido alguna de nuestras hachas para conseguir algo de efectivo. Habitualmente para comprar otra guitarra, un amplificador o pedal. Seguramente padecemos del GAS (Gear Adquisition Syndrome o Síndrome de compra de material) y no podemos evitarlo.

Entonces el siguiente escenario no nos es ajeno: Has visto una guitarra que te gusta en una web como Ebay, Reverb o Walapop, y estás considerando comprarla.

Para decidir si comprar o no comprar esta guitarra te recomiendo que te hagas las siguientes preguntas. No hace falta decir que también te interesan estas preguntas si eres tu el que vende.

ANTES DE PROBAR LA GUITARRA

1) ¿Vas a poder ver y probar la guitarra antes de comprarla?

De entrada yo no recomendaría comprar una guitarra sin ver o probarla. Joe Bonamassa contó en alguna entrevista que había comprado alguna guitarra antigua por Ebay. Yo, por regla general, no lo haría.

Pero si quieres seguir adelante asegurate de comprar de un vendedor con una excelente reputación: una tienda online con dirección física, un vendedor online con un ratio impecable de votos en sus transacciones. Y además asegurate que tienes la opción de devolver la guitarra si no se cumplen tus expectativas.

Hay algunos vendedores que ofrecen fotografías de alta definición del instrumento, con detalles de los golpes y rascadas que pueda haber. El estado de la guitarra obviamente va a afectar al precio.

En caso que tu seas el vendedor es absurdo que intentes esconder los fallos de tu guitarra. El comprador va a mirar la guitarra desde todos los ángulos y las rascadas en la laca del cuerpo y mango es lo primero en lo que se va a fijar. Por otra parte las marcas de uso en una guitarra no afectan a su sonido. Hay personas muy puntillosas que quieren sus instrumentos en perfecto estado, como salidos de la tienda, si tu guitarra no está en perfecto estado déjalo claro desde el principio. Mejor no perder el tiempo.

2) ¿Puede ser una falsificación?

Las grandes marcas: Fender, Gibson, PRS… fabrican sus modelos más económicos o sus segundas marcas (Esquire, Epiphone) en China, Vietnam e Indonesia. Hay factorías en estos países que pueden fabricar a muy bajo coste réplicas de Stratocasters, Telecasters o Les Pauls, con sus pegatinas las pegatinas, las etiquetas e incluso documentación asociada. Hay un montón de guitarras falsas corriendo por el mundo.

De hecho no siempre son malas guitarras. He tenido acceso a un par de falsificaciones de Les Paul que después de cambiar las pastillas y ajustar bien, realmente se tocaban y sonaban muy bien. Pero pese a ser guitarras decentes no se pueden hacer pasar por guitarras originales. A menos que quieras fardar ante tus colegas.

Si vas a comprar una guitarra de segunda mano hay que considerar que es posible que sea una falsificación. De hecho es posible que el que te la venda no sepa que es una falsificación.

Los modelos más falsificados son la Fender Stratocaster, la Telecaster y la Gibson Les Paul. Aunque hay falsificaciones de la mayoría de modelos emblemáticos: PRS, Ibanez Jem 6, Martins, Taylor y todo lo que os podáis imaginar.

Busca por internet si hay alguien en china vendiendo falsificaciones de la guitarra que vas a comprar. Si existen falsificaciones de esta guitarra debes tener una estrategia para identificar si es una falsificación. Hay una montaña de videos en youtube sobre como identificar falsificaciones. Pero a veces es tan fácil como ir a una tienda a ver un modelo original, y fijarte bien en algunos detalles – cejuela, puente y afinadores son un buen sitio para empezar – para poder comparar cuando veas la guitarra que te ofrecen.

3) ¿Te ofrecen un buen precio?

El mercado de segunda mano, es un mercado. Es muy probable que encuentres en algún sitio ofertas por guitarras idénticas o similares a la que quieres comprar. Estas ofertas seguramente van a estar lejos de donde vives, a veces en otro continente. Pero te pueden dar una idea del rango de precios en el que se mueve la guitarra que estas considerando comprar.

Sitios como Reverb.com dan información de transacciones previas de productos parecidos, lo que es muy útil tanto para compradores como para vendedores. Esta información te puede servir para decidir si vale o no la pena o para negociar el precio con el vendedor.

AL PROBAR LA GUITARRA

Supongo que vas a examinar la guitarra y vas a mirar que no tenga más rascadas ni golpes de los que te han informado. Pero eso no es a lo que debes prestar atención.

4. ¿Cómo suena la guitarra desenchufada?

Hay que probar la guitarra. No hace falta que demuestres tu nivel de guitarrista, estás probando el instrumento y hay que ser metódico. Antes de probar con el amplificador prueba como suena la guitarra sin enchufar. Muchas guitarras eléctricas tienen zumbidos raros en el puente o en la zona de los afinadores. Así que pruébala desenchufada.

Empieza afinando la guitarra. Bien afinada.

5. ¿Que sensación te dan los afinadores?

Deben girar bien, no ser demasiado duros ni blandos. Son un componente que se desgasta y rompe, reciben golpes y són delicados.

6. ¿Cómo suenan las cuerdas abiertas?

Prueba acordes abiertos: Em, C, A, D, G … ya sabes.

7. ¿En que estado está la cejuela?

Las cuerdas no deben atascarse en la cejuela, ni tener juego en las hendiduras.

8. ¿La guitarra resuena bien?

Mira que no haya ninguna vibración rara. Yo soy muy maniático con las vibraciones del puente.

9. ¿Como notas las cuerdas al tocar acordes abiertos?

Puede ser una guitarra de tacto suave o las cuerdas estar muy tensas. Normalmente guitarras de escala más larga van a ser más duras, aunque tambien depende del calibre de las cuerdas y de la accón. Es cuestión de preferencias, pero va a ser tu guitarra, así que fíjate.

10. ¿En que estado están las cuerdas?

Seguramente vas a tener que cambiar cuerdas. Yo siempre pongo cuerdas nuevas y ajusto bien una guitarra antes de venderla. Unas cuerdas nuevas dan una buena impresión, unas cuerdas usadas pueden dar hasta asco.

Empieza a bajar por el mástil y ve tocando.

11. ¿Hay trasteo?

Si hay trasteo quizás hay que subir la acción, ajustar el mástil o arreglar los trastes.

Haz algunos “bendings”. Mira como se comporta el puente.

Ahora comprueba la afinación de nuevo.

12. ¿La afinación se mantiene estable o no?

Si las cuerdas son muy viejas o recién estrenadas la afinación no va a ser tan estable. Si quieres vender tu guitarra y, como yo, le cambias las cuerdas antes de entregarla para causar mejor impresión, asegurate de que la afinación es estable. Haz bendings en todas las cuerdas y posiciones del diapasón, afina de nuevo y comprueba. Repite hasta tener una afinación estable.

13. ¿Los trastes sobresalen más allá del diapasón?

Es normal en guitarras antiguas que la madera se encoja un poco dejando los trastes sobresaliendo ligeramente. Esto es extremamente incomodo y peligroso para tus dedos. Un luthier o un aprendiz de luthier lo puede arreglar con facilidad pero cuesta tiempo o dinero.

14. ¿La guitarra está bien octavada/quintada?

En el traste 12 de cada cuerda debería haber un armónico, si la guitarra no está bien ocatvada este armónico estará desplazado. Si la guitarra no está bien octavada se puede arreglar. Pero de nuevo es una señal de que no se ha cuidado demasiado bien o que no ha pasado por las manos de un luthier.

15. ¿En que estado se encuentra el puente?

Tus manos van a estar en contacto con el puente. Un puente incómodo, con aristas metálicas allí donde van tus manos puede ser muy incómodo. Yo vendí hace años una Fender Stratocaster USA, entre otras cosas, porqué odiaba tener marcado el perfil del puente en la palma de la mano. El puente se puede cambiar, e incluso ajustar la guitarra para hacerlo más cómodo de tocar. Pero de nuevo, lleva tiempo y dinero. Debes considerarlo.

Ahora sí, enchufa la guitarra al amplificador.

16. ¿Funcionan bien los potenciómetros: volumen y tono?

Una mala señal sería si hacen ruidos raros en el amplificador cuando los haces girar. Es

17. ¿Prueba todas las pastillas?

Da ligeros toquecitos con algo metálico en cada pastilla para saber que pastilla funciona en cada posición del selector.

Una vez analizada la guitarra debes tomar una decisión:

18. ¿La compras o no?

La mayoría de los problemas que puedes detectar se pueden corregir por un luthier. Las guitarras se desajustan, aparecen trasteos y necesitan puesta a punto. Pero debes decidir si la guitarra en el estado en el que está vale lo que vas a pagar o no. Si la guitarra es para ti lo vas a saber ¿verdad?

Y una vez hayas comprado la guitarra deja de analizarla y evaluar su valor. Ahora es tu hacha. La tienes que cuidar, mimar, mantener limpia ajustada y darle cariño. Y ella cuidará de ti.

¿Que calibre de cuerdas le debo poner a mi guitarra eléctrica?

¿Que calibre de cuerdas le debo poner a mi guitarra eléctrica?

El sonido de nuestra guitarra, eléctrica o acústica, proviene de la vibracion de las cuerdas. Por ello las cuerdas son un elemento importantísimo y esencial en el tono, la tocabilidad y las cualidades de nuestro instrumento. No obstante múchas veces nos concentramos en otros aspectos como el tipo de pastillas, la construcción de la guitarra o incluso el tipo de pintura con que se ha pintado la guitarra. En sério, hay foros donde se discute aferradisimamente sobre las cualidades del Nitro y otros tipos de acabados.

Por tanto la pregunta que nos ocupa ¿Qué calibre de cuerdas le debo poner a mi guitarra eléctrica? Es importante. Vamos a ello.

¿Qué es el calibre de las cuerdas?

El calibre es el grosor de las cuerdas, y normalmente se expresa en milímetros. En un juego de cuerdas se indican los grosores  enumerando los grosores desde la cuerda más delgada ( el E agúdo ) hasta la cuerda más gruesa ( el E grave ).

¿Porqué cada cuerda de la guitarra tiene un calibre distinto?

La tensión de las cuerdas es un factor muy importante en el sonido de la guitarra. Cuando giramos una clavija de afinación para afinar una cuerda lo que hacemos es aumentar o disminuir la tensión para obtener la nota que deseamos. Si tensamos más la cuerda obtenemos una nota más aguda, y si la destensamos tendremos una nota más grave.

Si las 6 cuerdas de la guitarra fueran iguales, las cuerdas agudas ejercerian múcha más tensión sobre el mástil que las graves. Esto haria que el mástil se torciera o torsionara.

Para una afinación concreta la tensión de la cuerda en un mástil depende del material y del calibre de esta. Y esto es importante: a más calibre más tensión.  Por eso se usan cuerdas más gruesas para las notas más graves: para compensar la tensión de las cuerdas. Los juegos de cuerdas están diseñados de forma que en afinación estándar (EADGBE) cada cuerda tenga la misma tensión y el mástil se mantenga recto.

¿Que calibre de cuerdas le pongo a mi guitarra?

El grosor más habitual es el [0.10 – 0.46], seguido del [0.09-0.42].

Cuando compramos una guitarra es importante saber que tipo de cuerdas lleva, independientemente de la marca, nos interesa sobretodo su grosor/calibre. Tengamos o no tengamos una opinión formada sobre qué grosor de cuerdas queremos usar y “ya nos vaya bien” lo que la guitarra lleve montado se série, necesitamos saber que cuerdas lleva en el momento de cambiarlas. Esto se debe al siguiente hecho:

Si aumentamos el grosor de la cuerda va aumentar la tensión (o la fuerza) que la cuerda ejerce sobre la guitarra. 

Supongamos que vamos a cambiar un juego de cuerdas [0.09 – 0.42] por unas [0.10-0.46], vamos a tener que ajustar la guitarra. Las nuevas cuerdas van a ejercer más tensión sobre el mástil, lo que seguramente se va a arquear ligeramente cambiando la acción y el octavado.

Si estamos contentos con el ajuste de nuestra guitarra lo más facil es mantener el grosor de las cuerdas que lleva. De lo contrario además de cam,biar cuerdas tienes que ajustar la guitarra.

 

Ojo, ¿Cómo le cambias las cuerdas a tu guitarra?

Cuando cambies las cuerdas de tu guitarra no cortes las cuerdas a lo bruto sin destensarlas. Sí, hay gente que lo hace. Y ese cámbio brusco es malo para la guitarra, básicamente es lo mismo que darle un golpe.

Si, no quieres hacer un ajuste completo de tu guitarra lo mejor es que cambies las cuerdas una a una, manteniendo la guitarra afinada en todo momento. O sea: quitas una cuerda, la reemplazas por la nueva. Afinas todas las cuerdas de nuevo, incluyendo la nueva. Y continuas por la cuerda siguiente.

Si quitas todas las cuerdas de la guitarra el mástil deja de sorportar toda la tensión. Al instalar las nuevas cuerdas es muy posible que no vuela a su posición anterior y debas ajustar de nuevo la guitarra. Es mejor evitar esto y cambier las cuerdas una a una. ]

Tabla de tensiones de cuerdas [0.09-042] en una longitud de escala tipo stratocaster.

 

¿Es mejor usar cuerdas gruesas o finas?

El grosor de las cuerdas afecta a dos aspectos importantes: el tono y la tensión de las cuerdas.

Unas cuerdas más gruesas van a tener más material vibrando con lo que van a sonar más fuerte, tanto en el sonido que emiten desenchufadas como en la señal que van a transmitir a las pastillas. Con unas cuerdas más gordas tendremos un sonido más lleno y brillante. Además las cuerdas gruesas va a aceptar que las golpeemos con más fuerza.

Steve Ray Vaughan tocaba casi siempre con cuerdas [0.13-0.58]. El tono inconfundible de SRV se debe sin duda al cordaje que montaba en un Stratocaster, la Number 1.

Pero el sonido potente de las cuerdas gruesas tiene un coste. Una tensión superior en las cuerdas. Eso hace que sea más dificil de tocar, sobretodo para guitarristas aficionados que no tocan varias horas al dia y no tenemos callos como suelas de zapatos en las yemas de los dedos. No hace falta decir que con cuerdas más tensas cuesta más hacer bendings.

Volviendo a Steve Ray Vaughan, la enorme tensión de las cuerdas en su guitarra hacia que a veces sufriera heridas en los dedos. Según cuentan cuando esto pasaba, además de montar cuerdas del 0.12 por unos dias, se ponia Super Glue en las yemas de los dedos y seguia tocando.

Cuentan que semanas después de que SRV falleciera en una accidente de helicóptero, el mástil de su mítica Stratocaster se partió debido a la tensión de las cuerdas.

Cómo ya he dicho la configuración de cuerdas más habitual es [0.10 a 0.46], se considera que estos grosores ofrecen un equilibrio de tocabilidad y tono interesante. Las cuerdas del [0.09-0-42] son más faciles de tocar, ya que la cueras están más tensas.

¿Grosor de las cuerdas y afinaciónes?

Si vamos a usar afinaciónes más graves que el E estandar (EADGBE), las cuerdas van a estar menos tensas. Si vamos a afinar en Eb, D o C podemos considerar usar cuerdas más gruesas. Unas cuerdas menos tensas van a vibrar más y pueden dar problemas de trasteo. De hecho SRV solia tocar afinado en Eb.

¿Cómo funciona una guitarra eléctrica?

¿Cómo funciona una guitarra eléctrica?

¿Cómo funciona una guitarra eléctrica?

La guitarra clásica española, la flamenca o la acústica suenan porqué la caja de resonancia amplifica las vibraciones armónicas de las cuerdas. La tapa de la caja se encarga de hacer de “altavoz” proyectando el sonido. El luthier pionero Antonio Torres, demostró que la tapa de la guitarra era la más importante para el sonido de la guitarra construyendo una guitarra con la parte trasera y los aros de papel maché, pero con una tapa de madera de abeto. Esta guitarra se conserva en el museo de la música en Barcelona, que un día de estos debo visitar.

Pero ¿cómo funciona una guitarra eléctrica? Muchos guitarristas solemos tocar, practicar e incluso componer usando una guitarra eléctrica sin enchufar. Pero ya sabemos que no suena muy fuerte, ni demasiado bien. Una guitarra eléctrica no tiene caja de resonancia para amplificar el sonido de las cuerdas. Pero … ¿Cómo funciona?

Los primeros diseños de guitarras eléctricas eran guitarras acústicas en las que se montaba una “pastilla microfónica” o simplemente “pastilla” ( Pickup en inglés). Una pastilla es esencialmente un imán envuelto con un hilo de cobre que forma una bobina.

Para que la pastilla funcione necesitamos cuerdas metálicas, no de nylon o tripa de cerdo como en las guitarras clásicas o flamencas. Las cuerdas metálicas al moverse dentro del campo magnético producido por el imán generan una corriente eléctrica inducida en la bobina. Este efecto fue observado por Michael Faraday en 1831 y se explica mediante la Ley de Faraday.

Las cuerdas vibran acercándose y alejándose del imán de la pastilla. Eso hace la corriente inducida vaya cambiando de polaridad, en efecto lo que se genera es una corriente alterna. Esta corriente alterna oscila con la mismas frecuencias que las que se experimentan en las cuerdas. Por ello cuando esta corriente alterna se amplifica y se manda a un altavoz, este reproduce sonidos con las mismas frecuencias y variaciones dinámicas que las que suceden en las cuerdas.

En el circuito entre la pastilla y el altavoz o altavoces suceden muchas cosas que pueden transformar la señal original de las cuerdas. El mismo altavoz va a estar en una caja de resonancia – o cabinete – que también va a definir parte del sonido.

Es importante destacar que los imanes de las pastillas van a ejercer una tracción sobre cuerdas que atenuará su vibración. Hay guitarristas, como PhilX, que prefieren guitarras con una sola pastilla precisamente por este efecto en el sustain y comportamiento de las cuerdas ante muchos imanes. Normalmente guitarras con una sola pastilla se conocen como “hot rod”, igual que cierto tipo de coches preparados para correr y fardar.

Ahora ya sabemos que con una pastilla microfónica o pastilla, podemos amplificar el sonido de las cuerdas metálicas. Pero…

¿por qué las guitarras eléctricas son de cuerpo sólido y no de caja?

¿No sería fantástico tenerlo todo? La resonancia y el tono cálido, el sustain y los armónicos que te proporciona la caja de resonancia de una guitarra acústica, y además tener la amplificación eléctrica. Eso era lo que querían los guitarristas de los años 1940’s. El sonido distorsionado no existía, ni se hubiera considerado deseable para hacer música. Lo que los guitarristas querían era amplificar el sonido de sus guitarras, de la misma forma que los micrófonos permiten amplificar las voces de los cantantes, para así actuar ante audiencias más grandes.

Pero la tecnología de amplificación de la época era imperfecta. Escuchando cualquier grabación de la primera mitad del S. XX observamos la imperfección de la tecnología de amplificación y grabación de la época. Esa imperfección analógica forma parte del carácter y tono de esa época. Al amplificar el sonido de una guitarra acústica con una pastilla nos encontrábamos con un problema grave: el feedback.

La pastilla se montaba en la caja de la guitarra, esta vibraba con el sonido producido por las cuerdas de la guitarra. Hasta aqui, bien. La caja de la guitarra también vibraba con los sonidos producidos por los altavoces de la sala. Esto produce ciclos de realimentación o feedback.

Básicamente el micrófono amplifica lo que está amplificando el micrófono, que amplifica lo que está amplificando el micrófono. Y eso produce silbidos, pitos y sonidos desagradables.

Para evitar el feedback, se empezaron a construir guitarras con cajas más pequeñas. Son guitarras como la Epifone Casino que tocaba John Lennon, o las guitarras Gretch que tocaban leyendas de la guitarra como Chet Atkins. Estas guitarras ya no tienen suficiente caja para poder ser usadas sin amplificación, pero siguen teniendo ese tono cálido de la resonancia que se forma dentro de la caja.

Pero hay que tener en cuenta que una guitarra electroacústica como una Epifone Casino, o una Gretch es un sistema sonoro muy complejo. La pastilla captura las vibraciones de las cuerdas, pero a su vez está montada en una madera relativamente delgada que está vibrando. Y a su vez, el sonido que emite la caja afecta – un poco – a la vibración de las cuerdas. Esto causa que cuando se incrementa el volumen del amplificador, vuelven a aparecer los efectos del feedback. Y además como en el sistema que es la guitarra se producen tantas interacciones entre vibraciones armónicas el sonido producido es poco “limpio”. No se escuchan armónicos claros, sino que obtenemos ese tono cálido y resonante que asociamos a estas guitarras. Pero que otros a veces describen como “muddy” (embarrado). Lo cierto es que cuando la señal se pone a través de un amplificadorcon mucha ganancia (lo que lleva a la distorsión) el sonido es muy poco definido.

Al final de la década de los 1940’s Les Paul, Paul Bigsby y Leo Fender desarrollaron el concepto de guitarra de cuerpo sólido. Entendiendo que la pastilla sólo captura la vibración de las cuerdas metálicas en el campo magnético de la pastilla. Por ello las guitarras eléctricas de cuerpo sólido generan una señal más limpia y clara.

La ironía reside en el hecho que la señal generada por una Stratocaster, Telecaster o Les Paul, más clara y definida, permite que luego podamos aplicar mayor ganancia y distorsión.

Una vez quedó claro que las guitarras eléctricas funcionaban mucho mejor cuando la pastilla estaba anclada en un bloque de madera sólida, aparecieron nuevos diseños de guitarras con semi-caja. O sea: guitarras eléctricas con caja de resonancia, para obtener el tono cálido asociado con la caja de resonancia, pero con un bloque de madera central en el que se monta el puente y las pastillas. De este modo obtenemos el “tono” de las guitarras semi-acústicas, pero generamos una señal más limpia que nos va a permitir darle caña al ampli y tocar con distorsión si es lo que queremos.

Chet Atkins fue uno de los pioneros de la guitarra eléctrica, un virtuoso. Yo lo conocí hace unos 25 años con este disco que gravó con Mark Knopfler.

De como compré inesperadamente una pequeña gran guitarra acústica hecha de materiales insospechados.

De como compré inesperadamente una pequeña gran guitarra acústica hecha de materiales insospechados.

Una guitarra es un instrumento (musical) y un instrumento debe cumplir su función. Hace tiempo que quería comprar una guitarra acústica. La función de tal instrumento es la de estar presente en el comedor de casa, colgada al lado de la mesa donde comemos con la familia.

Los padres de niños pequeños tenemos poco tiempo y oportunidades de sentarnos a practicar o simplemente a tocar un poco. Y ciertamente conectar la guitarra eléctrica al amplificador – o al Sonic Port para usar el iPad de pedalera – lleva más tiempo del que tengo para tocar. Por eso a menudo acabo tocando una de mis eléctricas sin enchufar, para ahorrar tiempo y complicaciones..

Experiencia pasada

Durante un tiempo me prestaron una guitarra acústica bastante buena pero con la que nunca llegué a conectar. Se trataba de una Cort Earth 100 NS tipo Dreadnought : una guitarra muy grande, con tapa de picea (Spruce en inglés) de una sola pieza,  escala larga (640mm) que genera mucha tensión en las cuerdas y que proyecta muy bien el sonido. Pero para mi que estoy acostumbrado a tocar guitarra eléctrica me parecía incómoda, y yo con mi forma de tocar nunca conseguí hacerla sonar bien a mis oídos.

Se que soy un poco quisquilloso, y tengo mis manías con el equipo. En realidad la Cort Earth 100NS tiene unas revisiones estupendas en Thomann y en Amazon

El caso es que para mi la forma Dreadnought no me parece cómoda y no conseguí que la “gorda” – el nombre familiar de la guitarra – me llegara a motivar.

La misión

El caso es que después de ver muchos videos, leer y hablar con gente me decidí a comprar una guitarra acústica. Y tenia bien claro, quería comprar una guitarra que:
– Costara alrededor de los 500 €
– Tuviera una escala relativamente corta, con una buena acción suave al tacto.
– Seguramente tipo parlour, o guitarra de viaje, para tocar en el sofá o en la cocina mientras se cuecen los macarrones.
– Hecha de maderas nobles (pino, abeto ,cedro, palorosa, caoba ), con piezas sólidas, nada de laminados.
– No me iba a guiar por la marca, quería materiales de calidad y un buen tono.

Guitarra Parlor en 1900 tocado por una mujer

Las guitarras parlor – un pequeño inciso histórico.

Las guitarras tipo parlor se han vuelto a poner de moda recientemente. A principios del S. XX la guitarra acústica era un instrumento habitualmente usado por mujeres. Estas tocaban en la sala de estar ( o “parlor” en inglés norteamericano) y tocaban guitarras más bien pequeñas con una escala de unas 23 pulgadas  (58,5 cm).

Hoy en día con las PA’s de calidad que tenemos parece normal que muchos y muchas consideremos guitarras más manejables y funcionales como las parlor y las guitarras de viaje.

Las guitarras de viaje y las parlor se confunden a menudo con guitarras para niños. La diferencia principal se encuentra en que el mástil de estas guitarras no es para niños, sino un mástil apto para los dedos de un adulto. Son ideales para viajar y para tocar en el sofá o en la cocina.

Volviendo al tema, vamos de compras.

Así pues me dirigí a una tienda del centro de Barcelona, en la que sé que tienen muchas guitarras en este rango de precios. Y me fui con Andrés – el compañero en AprendizDeLuthier que se encarga de pintar y dar el acabado a nuestras guitarras eléctricas – dispuestos a pasar una buena tarde probando guitarras.

¿Existe una mejor forma de pasar una tarde del sábado?

Si quieres que te hagan caso en una tienda de guitarras, es importante que declares tus intenciones claramente. Especialmente en fin de semana hay mucha gente que entra a mirar guitarras, para no comprar nada o comprar un par de púas o un juego de cuerdas. Lo sé, porque yo lo he hecho. Por eso al entrar, justo a la hora de abrir la tienda, de dije al comercial que quería comprar una guitarra acústica y le conté más o menos la lista de deseos que os he contado.

Probé algunas guitarras de distintas marcas. Todas muy chulas. Algunas me gustaron, algunas no me convencieron. En concreto, me gustaron mucho las James Neligan. Esta es una marca Belga que tiene unas guitarras acústicas entre 300€ y 500€ muy interesantes, todas hechas de piezas de madera sólidas de  sin laminados.

En la linea de James Neligan probé el modelo tipo Parlor (o Parlour). Con un cuerpo más bien estrecho, la James Neligan LIS-P es muy cómoda de tocar y agradable al tacto. Pero en comparación, con otras guitarras que probé, su sonido me pareció delgado. Favoreciendo demasiado los tonos agudos.

En cambio la James Neligan LYN AMINI FI (410€ en Amazon) me encantó. Se trata de guitarra de viaje de un tamaño parecido a la de Parlour, pero con el cuerpo más gordo – como una mini-Mini-Jumbo. Tiene la tapa sólida de abeto, pero lo más espectacular son los aros y fondo de palorosa … de un marrón oscuro, casi negro brillante !precioso! Además viene con electrónica Fishman de muy buena calidad, con equalizador y afinador incorporado.

Estaba ya casi convencido de quedarme la James Neligan LYN AMIN FI, lo único que me hacia dudar era pensar en los efectos que mis hijos de 6 y 2 años pueden causar en esa guitarra tan bonita y brillante. !Que horror!

Y entonces el “malvado” vendedor, me dijo así como el que no quiere la cosa:

– Por lo que estabas tocando antes, creo que tendrías que probar esta guitarra.

Y el tío saca una Martin de detrás del mostrador. Entonces uno cruza cables y, de repente pasan por tu mente imágenes de John Lenon o Eric Clapton sonriendo con sus Martin colgadas al cuello.

C.F. Martin & CO Un poco de historia

Martin es una empresa Fundada el 1833 por Christian Friedrich Martin, un inmigrante alemán que en se estableció Nazaret Pensylvania. C. F. Martin estableció los fundamentos de la guitarra acústica, hasta tal punto que actualmente la mayoría de guitarras acústicas se construyen según los cánones establecidos por C. F. Martin.

Concretamente, C. F. Martin ideó el barataje (el refuerzo interior de la caja “Bracing” en Inglés en X) Esto consiste en situar las costillas principales del interior de la guitarra cruzadas (en forma de X, de aquí el nombre). Este nuevo tipo de barataje daba a las guitarras Martin una solidez suficiente para soportar cuerdas de metal, que ejercen tensión sobre la guitarra (a diferencia de las cuerdas de tripa de unicornio).

Más adelante durante la recesión que siguió al crack económico de 1929, se popularizaron estilos musicales como el blues y el bluegrass – canciones de lamento y tristeza – tocados con guitarras acústicas. Los propios músicos pidieron a los luthieres crear guitarras más grandes, que pudieran generar bastante volumen como para tocar ante más gente. Vamos, para que les escucharan bien desde el fondo del granero. Por ello Martin creó la guitarra acústica tipo Dreadnought – en honor de los inmensos destructores navales británicos de la primera guerra mundial. La Dreadnought es una guitarra grande, con una caja voluminosa que suena fuerte, muy fuerte. La forma Dreadnought es la segunda gran innovación en el diseño de guitarras acústicas que se atribuye a Martin, después del barataje en X.

Martin & CO intentó competir con Gretch o Gibson con guitarras electroacústicas de semicaja, pero no tuvo demasiado éxito. Por ello se concentraron en hacer guitarras acústicas de gran calidad. El hecho que Elvis Presley, John Lennon y Eric Clapton entre otros hayan tocado sus guitarras ha conferido un prestigio adicional a una marca con muchísima solera.

Esa solera se paga, por supuesto.

 

 

El barataje en X fué inventado por C.F. Martin en los 1830s.

A partir de mediados del S.XX cuando músicos como John Lennon o Eric Clapton a

Ok, volviendo a la tierra… No venia a comprar una “marca”, vengo a comprar una buena guitarra … blah.. blah.. blah… Repasemos la lista de la compra.

– Costara alrededor de los 500 €
– Tuviera una escala relativamente corta, con una buena acción suave al tacto.
– Seguramente tipo parlour, o guitarra de viaje.
– Hecha de maderas nobles (pino, abeto ,cedro, palorosa, caoba ), con piezas sólidas, nada de laminados.
– No me iba a guiar por la marca, quería materiales de calidad y un buen tono.

Así que uno se va a la primera linea de la lista de la compra y pone cara de … “no quiero gastar tanta pasta”. Pero el vendedor es más rápido y dice : “Es más barata que la que estas mirando, prueba la”.

¿Y que iba a hacer yo?

Pues sentarme, coger la guitarra – que el tío listo ya había afinado, no como otras que tuve que afinar ligeramente – y probar algunos acordes.

Y aquí se acabó la historia.

Mi nueva guitarra acústica es una “Little” Martin LXM. Tras probarla no cabía duda. Las sensaciones, el sonido – equilibrado, con proyección y con unos graves sorprendentes para una guitarra tan pequeña – no daban lugar a dudas. Era la mejor guitarra que había probado esa tarde. Y Andrés estaba de acuerdo.

Estas son las especificaciones de la Martin LXM

Modelo: LXM Little Martin
Construcción: Mástil pegado en Mortisa/Tenón N
Tapa: HPL textutizado como Picea/Abeto
Barataje : En X modificado
Fondo: HPL texturizado como caoba satinado
Aros: HPL texturizado como caoba satinado
Mástil: Stratabond
Forma del mástil: Ovalado
Cejuela: Corian blanco
Diapasón: Richlite
Escala: 58.42 cm
# trastes accesibles: 14
# trastes totales: 20
Anchura diapasón en la cejuela Nut: 4,28 cm
Anchura diapasón en el traste 12 : 5.24 cm
Puente: Richlite
Separación cuerdas en el puente: 5.39
Selleta del puente : Radio 16″ / Tusq blanco
Afinadores: Chromados marca Martin.
Cuerdas: Martin Sp Lifespan Phosphor Bronze Medium Gauge (Msp7200)

Veamos mi lista de la compra inicial y veamos que había pasado.

– Costara alrededor de los 500 €
-> OK la Little Martin cuesta casi 100 € menos y viene con una funda blanda acolchada a juego.
– Tuviera una escala relativamente corta, con una buena acción suave al tacto.
-> !Prueba superada!
– Seguramente tipo parlor, o guitarra de viaje.
-> OK, la Little Martin encaja ahí … !llevamos 3 de 3!
– Hecha de maderas nobles (pino, abeto ,cedro, palorosa, caoba ), con piezas sólidas, nada de laminados.
-> Aquí es donde pinchamos. La Little Martin está hecha de todo tipo de laminados raros como “stratabond”, “richlite”, “corian”, HPL (High Pressure Laminate).
Además no lleva electrónica para amplificación ni afinador integrado. Pero la posibilidad de enchufar la guitarra no estaba en mi lista de la compra.
– No me iba a guiar por la marca, quería materiales de calidad y un buen tono.

Aquí pincho, pero debo matizar algo. En mi afán previo por no obcecarme por la “marca”, me estaba obcecando con los materiales pijos habituales en las guitarras acústicas. Como las láminas sólidas de peral sabio serrado a cuartos https://en.wikipedia.org/wiki/Quarter_sawing. Los materiales modernos extraños con los que Martin ha fabricado la Little Martin LXM son durables, sostenibles – obtener ciertas maderas en cantidad suficiente hace tiempo que representa un problema ambiental y social serio – y combinados con la magia de los luthieres de Martin suenan de narices.

Pero además puedo añadir dos elementos a mi lista de la compra que no había considerado.
– La marca Martin, me va a garantizar un buen valor de re-venta si algún día me canso de esta guitarra – cosa que ha sucedido en el pasado. Es una pena, sobretodo para alguien que quiere entrar en el mercado con sus guitarras propias, pero el mercado funciona así. ?
– Los materiales raros de la Martin LXM (y la serie X) son durables y resistentes, más adecuados para viajar y convivir con niños pequeños que guitarras de maderas nobles.

Por cierto la Martin LXM la compré en Guitar Shop Barcelona. El vendedor estuvo genial, sin presionar y atento. La selección de guitarras es excelente. Por si os interesa.

Me propongo hacer algún articulo repasando los nuevos materiales que usa Martin y otros fabricantes. ya me diréis si os parece interesante la idea.

El mástil de la guitarra explicado (parte II)

El mástil de la guitarra explicado (parte II)

Vamos a explicar en detalle distintos aspectos y atributos del mástil de una guitarra. Estos son muy relevantes a la hora de evaluar, escoger y poner a punto una guitarra. Estos conceptos sirven tanto para guitarras clásicas, acústicas o guitarras eléctricas (Stratocaster, Les Paul, etc.)

La forma, materiales y tipo de construcción del mástil va a influir mucho en las sensaciones que transmite la guitarra al guitarrista. No hay elecciones correctas ni incorrectas, solo opciones y las elegiremos en función de las preferencias del músico o de las necesidades para una pieza musical concreta. Pero es importante saber cuales son las distintas opciones y las tenemos que valorar al elegir (o diseñar) una guitarra. De lo contrario solo nos vamos a guiar por el color de la guitarra y el marketing mejor ajustado a nosotros.

Así pues, no todos los mástiles son iguales. Hay varias opciones que nos van a definir el carácter del mástil y, en gran parte, de la guitarra en el que esta montado.

Este tema lo desarrollamos en dos entradas El Mástil de la Guitarra Explicado Parte I, y El Mástil de la guitarra Explicado Parte II.

En nuestra última entrada dimos un repaso a varios factores que determinan el diseño del mástil de una guitarra. Pero no los cubrimos todos. Veamos pues factores adicionales pueden variar de forma significativa en el mástil de una guitarra.

Anchura del diapasón.

La anchura del diapasón en la cejuela (“nut” en inglés) y en la base del mástil, va a determinar la distancia entre cuerdas y si estas son más bien paralelas o divergentes. En la guitarra clásica y la flamenca las cuerdas están paralelas o casi y el diapasón es más ancho. En acústicas y eléctricas la cejuela es bastante más estrecha que la selleta del puente, por ello las cuerdas divergen; separandose entre ellas. Existen modelos de guitarra acústica con mástiles con un ancho de diapasón intermedio – a medio camino entre acústicas y clásicas.
Debes probar distintas guitarras y ver que ancho se ajusta a tu estilo, tus manos y te es más confortable.

La unión del mástil al cuerpo de la guitarra

Hay varias formas de unir el mástil al cuerpo de la guitarra (eléctrica) – las acústicas, clásicas y flamencas solo tienen mástil encolado o pegado. Cada modo tiene sus ventajas e inconvenientes que afectan al precio, el mantenimiento, el tono y la estabilidad de la guitarra. Veamos cuales son:

Mástil pegado o encolado “Set neck” en inglés.

El mástil se inserta como un tenón en la mortisa esculpida en el cuerpo donde se fija con cola. En este caso el mástil ya queda pegado y no se puede despegar. Hay algún video en youtube mostrando como despegar un mástil pegado en una Les Paul, pero la probabilidad de éxito no es el 100%. Aunque si una guitarra ya está rota… que se puede perder por intentarlo.

Dado que no se puede pegar y despegar, el ajuste tiene que ser perfecto cuando se monta. Los operarios que se encargan del montaje deben estar más cualificados y el control de calidad antes de pegar debe ser exhaustivo. Por ello las guitarras encoladas suelen ser más caras.

En guitarras encoladas se suelen montar puentes que permiten cierto rango de corrección en altura. Como, por ejemplo el puente tune-o-matic y sus variantes, montado sobre dos postes y que permite subir o bajar el puente más de un centímetro. Si el ángulo final del mástil y la altura del diapasón respecto al cuerpo varían un poco, no se va a poder corregir y este rango de movimiento es esencial si queremos tener una acción de las cuerdas optima.

Mástil atornillado. “Bolted on neck”, en inglés.

Leo Fender introdujo en la Fender Esquire en 1949 el mástil atornillado. Se trata de una técnica económica, sencilla y que permite usar mano de obra no tan experta. Consiste en unir el mástil al cuerpo con 4 tornillos pernos bien gordos.

El mástil atornillado permite ser montado y desmontado sin problemas. Se puede hacer hasta con las cuerdas montadas ( pero con poca o ninguna tensión ). Esta posibilidad de montar y desmontar permite hacer pruebas de encaje, montando cuerdas y haciendo comprobaciones varias veces antes de dar la guitarra por terminada.

En cadenas de montaje se puede hacer un pre-montaje por parte de una técnico menos cualificado y más adelante un luthier sénior puede terminar el ajuste del mástil.

En guitarras con mástil atornillado siempre es posible reemplazar el mástil si este se rompe, daña o los trastes se gastan. Tristemente es más barato comprar un mástil de re-emplazo para una Strato o una Tele que pagar a un luthier para que cambie los trastes de una guitarra, y solo guitarras de gran valor económico o sentimental van a recibir este trato.

Mástil atravesando el cuerpo. (“Neck through guitar” en inglés)

Seguramente Les Paul es el inventor de esta forma de construcción . Leo fender, Paul Bigsby y el mismo Les Paul se disputan la invención de la guitarra de cuerpo sólido. La principal idea detrás de la guitarra de cuerpo sólido es evitar el feedback en el amplificador causado por las vibraciones de la caja donde estaban montadas las pastillas fonocaptoras.

Les Paul construyó un prototipo llamado The Log ( “el leño” ) que básicamente era un mástil tan largo como la guitarra, al que se añadían dos “alas” para formar el cuerpo. Este prototipo fue la inspiración de Gibson para dar respuesta a la Fender Esquire con la Gibson “Les Paul”. De hecho Les Paul no diseñó la Gibson “Les Paul”, pero apadrinó la guitarra basada en su idea.
Hoy en día se fabrican algunos modelos con el mástil atravesando el cuerpo. Es la construcción más cara posible y quizás sea la más resonante en tono. Pero, hablando de tono ¿Quien sabe?

Refuerzos del mástil.

Las guitarras electro-acústicas y eléctricas, con cuerdas de metal, deben soportar una tensión mucho más fuerte que las guitarras con cuerdas de tripa de unicornio o nylon. El mástil en concreto debe resistir una tensión considerable.

Para garantizar la mejor tocabilidad posible el diapasón debe estar recto. Pero con el tiempo la tensión de las cuerdas, cambios en tipo y grosor de cuerdas, los cambios de afinación ( en E, Drop D, B, C..) , la temperatura ambiente y la humedad van a afectar a la madera del mástil que puede ceder y dejar la guitarra inservible.

Por ello estas guitarras llevan un alma de refuerzo. Este alma es una pieza alargada de metal que aporta resistencia y puede ser tensada o des-tensada para poder ajustar la curvatura o rectitud del diapasón en función de los gustos de cada guitarrista. Y no en función de la providencia.
Algunas guitarras como las diseñadas por Eddie Van Halen (EVH) llevan varillas de grafito para reforzar el mástil, que Eddie prefiere lo más delgado posible.

Definitivamente tenemos que hablar más del alma de la guitarra en futuras entradas. En este caso “alma” es una palabra mucho más bonita que el equivalente inglés : “truss rod”.